Los Puertos de Altagracia. A fuerza de remo o con vela deben pescar por escasez de gasolina

La crisis del combustible en el Zulia ha afectado todos los niveles y formas de producción económica; la pesca no es la excepción; muchos deben ir a remo o con vela para cumplir su faena.

Pese a ser un gran riesgo, asumen la tarea, con mucho esfuerzo y con el temor de quedar atrapados por una tormenta.

En un reportaje para AFP, la periodista Margioni Bermúdez, nos cuenta la óptica desde la mirada de un pescador en Los Puertos de Altagracia.

Como muchos pescadores, Franklin debe salir muy temprano a lograr la pesca que le permita el ingreso diario para alimentarse.

De madrugada, Franklin Romero, toma los remos que él mismo fabricó y se adentra en el Lago de Maracaibo, uno de los más grandes de América.

«Usamos la vela porque no hay gasolina», comenta a la AFP al regresar de su travesía, mientras extrae el agua que se metió a la embarcación. Las velas están hechas con varas de madera y tela de sábanas o lonas plásticas.
Franklin volvió sobre las 10 de la mañana. Cuando zarpó, poco antes de las 6, el agua estaba tan quieta que le tocó navegar a «canalete» (remo) desde una playa en Los Puertos de Altagracia, en la Costa Oriental del Lago

Pescó siete corvinas medianas, un pez de carne blanca muy apreciado en la gastronomía local. Vendió cinco y dejó dos para llevar a casa, donde lo esperan su hijo de dos años y su esposa. «Ya es una costumbre irse a remo o a vela», comenta este pescador de 28 años.

Aunque navegan más lento, muchos pescadores han adaptado a sus lanchas motobombas para riego en reemplazo de los motores fuera de borda, que necesitan hasta 20 litros de carburante, un lujo en esta región plagada de gasolineras cerradas y filas kilométricas en los pocos expendios que funcionan.

A 2 dólares un litro, el mercado negro es la alternativa de la mayoría, mientras que el gobierno de Nicolás Maduro señala que las duras sanciones impuestas por Estados Unidos bloquean las compras de combustible y derivados para refinar.

Más de un pescador se lleva «fiada» la gasolina para pagarla con ganancias que promedian 25 dólares en días «muy buenos». Al menos 8 dólares se van en pagar los cuatro litros que necesita la motobomba, algo paradójico en una Venezuela que por años mantuvo la gasolina prácticamente gratuita.

AFP/MARGIONI BERMÚDEZ

Deja un comentario