Una nacida en Ciudad Ojeda con corazón en Falcón proyecta el arte con sello criollo

Una nacida en Ciudad Ojeda, lleva esas raíces cimentadas pero su corazón está en el pueblo de sus andanzas para luego regresar al Zulia y prepararse como una gran diseñadora gráfica. Ama lo que hace y como migrante proyecta su terruño, Venezuela.

Se llama Anaís Reyes y representa uno de los maravillosos trazos de venezolanidad de nuestra diáspora por el mundo.

Es diseñadora gráfica graduada en URBE, en 2011, y emigró hace 4 años a Buenos Aires, Argentina. Con su trabajo creativo ilustra la belleza de los paisajes de cada uno de los estados venezolanos y destaca su simbología.

“Fui muy autodidacta en ese ámbito y aprendí más que todo por práctica, buscando en libros o viendo videos. Yo nunca pude viajar por Venezuela mientras estuve allá, pero al momento de investigar para hacer mis ilustraciones, es como si lo hiciera en mi imaginación”, asegura quien empezó a destacar por sus dibujos en el colegio, a los 4 años.

Anaís se identifica como Ana Limón y nació en Ciudad Ojeda, estado Zulia, pero se crió en San José de Seque, un pueblito ubicado en la parte occidental del estado Falcón. Allí vivió hasta iniciar estudios superiores en Maracaibo.

Se confiesa fanática del Miss Venezuela y se inclina por representar personajes indígenas. En su portafolio muestra marcas populares íconos de su país.

“Mi proyecto más exitoso es la ilustración de ’La señora Pan’ como yo la es mi personaje favorito de todas las ilustraciones que he hecho, porque tiene el ingrediente principal para hacer las famosas arepas criollas (…)”, detalla.

Ana Limón fue diseñadora web en una empresa de mercadeo digital en Venezuela y en Argentina se desempeñó en dos agencias hasta que compró su primera tableta gráfica. Hoy se dedica a su proyecto y en la modalidad freelance, ofrece servicios ilustrando productos.

«Nunca tuve los recursos económicos para poder estudiar algo relacionado con el arte o diseño sino hasta que me tocó ir a la universidad, pero lo que sí tuve fue la posibilidad de crecer en un hermoso pueblo, donde todos los días era una experiencia nueva; tenía la libertad suficiente para explorar mi creatividad, podía irme a una laguna que quedaba detrás de la casa de mi tía a ilustrar, o al monte (como lo llamamos) a explorar esos hermosos paisajes xerófilos que tiene Falcón»

“Tengo muchísimos proyectos en mente. Mi mejor academia ha sido la pasión con la que hago las cosas y el compromiso con el que me enfoco en hacerlas. Me gradué con honores y para mí fue una absoluta satisfacción. Fue un logro de una muchacha de un pueblo que se planteó superarse y es allí cuando le digo a la gente que sin importar de dónde vengan o quiénes sean, si se esfuerzan, pueden llegar a ser lo que se propongan”

«Hoy, en otro país como inmigrante me he dado a la tarea de investigar e ilustrar todo lo hermoso que me falta conocer de Venezuela ya que muchos no pudimos conocerla completamente» dice Ana Limón en su cuenta de Instagram.

Crónicas de Chile

Deja un comentario