Fuerza policial agrede a fotógrafo de AP durante las protestas en Cuba

 

Fuerzas de seguridad cubana agredió este domingo al fotógrafo de la agencia AP,  Ramón Espinosa, quien cubría las protestas contra el régimen del presidente Miguel Díaz-Canel en La Habana y terminó con el rostro ensangrentado.

Esta acción ocurrió cuando unos 300 simpatizante del régimen llegaron con una gran bandera cubana a Centro Habana gritando consignas a favor del extinto presidente Fidel Castro y la revolución cubana para enfrentarse con los opositores. En el hecho también resultó agredido un camarógrafo de la misma agencia por una turba afín al gobierno que terminó inutilizando su cámara.

Aunque el reporte de AP no lo precisó, la agencia cubana independiente Prensa Libre compartió la imagen de Espinosa, con un ojo cubierto de sangre. “En Cuba no sólo reprimen a los periodistas independientes, también a la prensa extranjera que quiere mostrar la realidad al mundo”, tuiteó.

Lorena Cantó, corresponsal de la española EFE en Cuba, hizo referencia a la agresión. “Ramón es un enorme profesional y aún mejor amigo. Espero que la Justicia caiga con todo su peso sobre los policías responsables de esta agresión”, escribió en Twitter.

Miles de cubanos se lanzaron a las calles el domingo en La Habana y otros puntos de la isla para protestar por el desabastecimiento, los precios elevados de los alimentos y los cortes de luz en medio de la crisis sanitaria causada por el coronavirus y lo que considera la falta de respuesta de las autoridades.

Se trata de las protestas más numerosas en décadas contra el gobierno cubano, el cual las calificó como una campaña promovida en las redes sociales por sus detractores fuera de la isla.

De acuerdo con AP, los enfrentamientos adquirieron tintes violentos en diferentes puntos de Centro Habana, después que los manifestantes “llegaron a sumar algunos miles en las inmediaciones de la avenida de Galiano, donde incluso hubo corridas y el lanzamiento de gases por parte de la Policía, que no logró disuadir a las personas que continuaron caminando, saltando y gritando”.

El Gobierno cubano calificó las manifestaciones multitudinarias y de alcance nacional como una “campaña promovida en las redes sociales por sus detractores fuera de la Isla”. Miguel Díaz-Canel llamó a sus adeptos a enfrentarlas y dijo que su Gobierno está “dispuesto a todo”.

“Estamos hartos de las colas, del desabasto. Por eso estoy aquí”, dijo un hombre de unos 40 años a AP y que no quiso identificarse por miedo a ser arrestado luego.

Agencias

Deja un comentario