Cuba bajo control militar y sin internet  móvil

Ante las manifestaciones sociales  de las últimas  24 horas, el gobierno cubano ordenó la militarización de sus calles y La Habana es una muestra de ello, así como los barrios más conflictivos, tiendas de divisas cerradas y restricciones de acceso y calles acordonadas por parte de la policía que se apostó en sus principales calles y avenidas.

En las zonas más calientes de las protestas del domingo, especialmente en Centro Habana y La Habana Vieja, miles de cubanos se echaron a la calle en la mayor manifestación contra el Gobierno desde la crisis del Periodo Especial.

 

A diferencia de entonces, lo sucedido ahora adquirió una dimensión nacional debido al poder de convocatoria de las redes sociales, con protestas en diversos pueblos y ciudades del país que sorprendieron a las autoridades. Fue algo inédito, y supuso una verdadera sacudida política.

Ante esta situación el Internet móvil fue suspendido y no hay servicios de datos -o es intermitente- desde el domingo.

Cuba lleva un año y medio de una fuerte crisis económica provocada por la paralización de su economía por la pandemia de coronavirus y las pérdidas causadas por las sanciones de Estados Unidos, endurecidas por el expresidente Donald Trump y que no han sido modificados por su sucesor.

Calor, largas colas, desabastecimiento de productos básicos, escasas mercancías en los mercados e inexistencia de medicinas -incluso antibióticos- caldearon los ánimos. La economía de la isla se derrumbó un 11% en 2020.

En tanto, en las últimas semanas un rebrote de COVID-19 elevó los contagios a casi 7.000 diarios y un consiguiente incremento de muertes.

La provincia de Matanzas encabeza los territorios más complicados, al punto del colapso sanitario. La Habana, la capital del país y con el mayor número de vacunados, tiene un mejor control de los contagios.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, que el propio domingo llamó a los revolucionarios “a tomar las calles y enfrenar las provocaciones”, compareció el lunes en televisión acompañado de los principales ministros de su Administración y acusó a Washington de recrudecer el embargo para asfixiar a la isla y promover y un “estallido social”, como parte de una “estrategia de guerra no convencional” ensayada antes en Venezuela y otros países.

Desde Estados Unidos, el presidente Joe Biden se pronunció mediante un comunicado de prensa apoyando las manifestaciones antigubernamentales y “su llamamiento a la libertad” tras “décadas de represión y sufrimiento económico a las que ha sido sometido por el régimen autoritario de Cuba… El pueblo cubano está haciendo valer derechos fundamentales y universales”.

Poco antes el director de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, aseguró en su cuenta de Twitter que la inquietud expresada por Washington no es válida.

“El Departamento de Estado de Estados Unidos y sus funcionarios involucrados hasta el cuello en promover inestabilidad social y política en Cuba, deben evitar expresar una preocupación hipócrita por una situación por la que han apostado”, añadió.

Por su parte, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se manifestó a favor de una salida mediante el diálogo y sin el uso de la fuerza para resolver la crisis que enfrenta Cuba y ofreció el envío de alimentos y medicinas.

Agencias

Deja un comentario