Messi busca levantar la Copa en el Maracaná y olvidar las decepciones argentinas en 28 años

Han pasado 28 años desde el último título de la selección argentina, en 1993 dos goles de Gabriel Batistuta, dieron la victoria a la albiceleste frente a México, en Ecuador, lo que menos imaginaban los argentinos era que después de esa celebración le esperaría una larga sequía de amargos resultados.

En 1993, Lionel Messi, sólo tenía seis años y pocos imaginaban que tiempo después, tendría todo el peso de ser quien lidere a la selección a salir de esos 28 años de derrotas y decepciones. Messi, ha sido muy criticado por no lograr un título con la selección, sin embargo, hay que recordar que fue campeón Sub 20 en el Mundial de 2005, campeón olímpico en Beijing 2008 y es líder histórico  en goles con 76 y en apariciones con 149 partidos.

Messi, regresa al templo del fútbol suramericano, el Maracaná, estadio que quizás no le traiga lindos recuerdos, en 2014 perdió la final de la Copa del Mundo, al minuto 113 Mario Gotze, sentenció el partido para los teutones, esa sería la primera de tres finales perdidas para el diez argentino que le hicieron abandonar la selección por un buen rato. En 2015 en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, cayeron por penales ante los locales en la final de la Copa América y por si fuera poco, el astro del Barcelona falló el primer lanzamiento de su equipo, en 2016, llegó una nueva oportunidad en la Copa Centenario, en suelo estadounidense, otra decepción para el pueblo argentino, Chile volvió a quitar el dulce de la boca a los bicampeones del mundo desde el punto penal. Aquella derrota fue más dura aún y Messi abandonó la oncena nacional. En 2007 en el José Encarnación «Pachencho» Romero, bajo el sol inclemente de Maracaibo, Messi, también perdió la final continental, aquella tarde cayeron tres por cero ante una Brasil no muy poderosa y los de Alfio Basile contaban con Riquelme, Verón, Zanetti, Cambiasso, Tévez y un Messi que aún no era la estrella de hoy.

El fútbol le da una nueva oportunidad a «la pulga» para darle ese ansiado título a los argentinos y de tener una buena noche en el Maracaná, se quitará un gran peso de encima que le daría ese toque final para tenerlo todo en su carrera, aunque lo más soñado para el rosarino sería una Copa del Mundo, pero un título para su gente y ante Brasil en su casa, los haría olvidar unos cuantos tragos amargos a quienes lo tienen como su segundo héroe detrás del recordado Diego Maradona.

Por su parte Brasil, será liderada por Neymar, los cariocas lo que menos quieren es caer ante su archirrival en el Maracaná. Los de Tite, son los actuales campeones continentales y han mostrado un juego sólido en todas sus líneas a lo largo de la competición, por lo que se espera un partido bastante parejo está noche a las ocho en Río de Janeiro.

 

Deja un comentario