Productores agropecuarios de la COL piden reforzar patrullaje policial

Un llamado a los cuerpos de seguridad y a los organismos competentes en materia de seguridad hacen los productores agropecuarios de los municipios de la COL ante la arremetida de bandas delictivas armadas que arremeten contra las fincas y unidades de producción.

Miguel Paladino, productor agropecuario del municipio Cabimas informó sobre la situación que se viene registrando en esta jurisdicción como es el caso en la carretera La Williams, La Mesa, Tolosa, San Joaquín de La Vega, sectores pertenecientes a los municipios  Santa Rita, Miranda,  Simón Bolívar y Cabimas  hasta donde tienen su radio de acción estas bandas organizadas que desvalijan las fincas.

Indicó que los Cuerpos de seguridad tienen conocimiento de estas actividades delictivas pero se requiere de una mayor presencia y de un mayor número de funcionarios.

Resaltó,  que la labor cumplida hasta los momentos por el Comando Rural ubicado en el Km 34 de la carretera La Williams ha dado sus resultados positivos, sin embargo es necesario desplegar la acción hacia todas estas zonas nombradas.

Indicó, que en lo que va de año ya se han registrado el secuestro de tres personas relacionadas con el sector agroproductor de la zona rural pero la acción delictiva se despliega a la zona urbana también.

Miguel Paladino destacó, que el gremio rechazan las conductas de algunos miembros de los cuerpos de seguridad que tienen un accionar muy parecido a los de las bandas armadas delictiva, con un proceder agresivo para los pobladores y trabajadores de la zona rural.

Exceso de alcabalas

Para Rodolfo Carbelin, productor agropecuario del municipio Simón Bolívar, la COL vive en incertidumbre con la presencia de estas organizaciones delictivas, las cuales han sido denunciadas por los representantes de ese sector, quienes han mantenido una lucha incansable desde hace bastante tiempo, con la exigencia de mayor permanencia y presencia de los cuerpos de seguridad en la zona rural para minimizar el flagelo del robo de ganado, maquinarias, transformadores eléctricos que perjudican el proceso de producción.

Resaltó que el exceso de alcabalas en muchos de los casos no permite el libre tránsito de los productores y trabajadores del campo. Hace falta el control, pero el exceso contribuye en muchos casos para extorsionar a estos productores a quienes le paralizan sus unidades de transporte con mercancía que van a los centros de consumo de las zonas urbanas.

Los cuerpos de seguridad deben establecer otros controles que les permitan tener identificados quienes son los que trabajan y quienes son los que entran a delinquir, dijo Carbelin.

Deja un comentario