Ciudad Ojeda. La popular tienda de Basilio Tenias

Ciudad Ojeda tenía sus rincones populares, los sitios donde coincidían los ciudadanos, y en esos lugares, se guarda el gentilicio de los pueblos, uno de esos lugares era la tienda de Basilio.

En el blog «Memorias de Ojeda» describen a Ciudad Ojeda con casas «Ventanas que a modo de claraboya permitían el ingreso de la luz natural antes de que anocheciera en un tiempo cuando frecuentemente oscurecía del todo porque era usual que por esas horas se fuera por largos periodos el servicio eléctrico«.

Las crónicas señalan que el primer negocio de víveres de nuestra ciudad fue establecido por Basilio Tenias, un hombre de baja estatura de procedencia neoespartana.

En este lugar confluían los moradores del poblado para proveerse de alimentos, para tertuliar y tomar algunas bebidas en el anexo con rocola que tenía aquel lugar.

A la salida de sus trabajos, los obreros petroleros hacían una parada en la despensa para refrescarse, bien con una gaseosa o una espumosa cerveza.

Platanos, cotizas mojaneras, peloticas de goma, refrescos, golosinas, e hilos se encontraban en el local provisto de repletos estantes. Por su parte, Eloisa su esposa, con su saber milenario, se encargaba de santiguar a los niños que padecían mal de ojo.

En sus inicios la tienda se encontraba ubicada en la Calle San Mateo, pero con el pasar de los años Basilio decidió fijar su residencia en la Calle Campo Elías hasta donde trasladaría su negocio.

Sin duda alguna, la tienda de Basilio sirvió para suplir de los alimentos diarios y ser punto de encuentro de los habitantes del joven poblado.

Francisco Chávez/Primera Edición Col

Deja un comentario