Revista Zona Militar: «La flota de la Armada de Venezuela con poca renovación»

Durante el gobierno de Hugo Chávez (1999-2013), Venezuela gastó miles de millones de dólares en la adquisición de equipos militares de última generación pero la armada venezolana quedó relegada.

Según la revista digital Zona Militar, duda que Venezuela pueda repeler un ataque marítimo, dada su precariedad.

El ejército, la fuerza aérea, la guardia nacional y las unidades paramilitares venezolanas recibieron abundantes equipos nuevos, como el sistema de misiles tierra-aire S-300, helicópteros Mil, aviones de guerra Sukhoi Su-30 y armas pequeñas, pero la armada no.

La Armada Bolivariana de Venezuela tiene dos submarinos, el Tipo 209/1300 Sábalo (S-31) y el Caribe (S-32), ambos fabricados en la década de 1970. El Caribe lleva más de una década en dique seco sometiéndose a reparaciones; mientras tanto del Sábalo se publicaron en enero de 2019 fotos del submarino en tierra firme en las que se indicaba que la plataforma estaba en mantenimiento. Desde entonces, no ha habido informes ni fotos, que muestren al Sábalo de nuevo en el agua. Es decir, a los efectos, Venezuela no tiene flota de submarinos, un componente crítico de la disuasión marítima y de las operaciones estratégicas.

En cuanto a los buques de superficie, la punta de la lanza son las fragatas clase Mariscal Sucre, construidas en Italia en la década de 1980 por Cantieri Navali, las unidades son: ARV Mariscal Sucre (F-21), ARV Almirante Brion (F-22), ARV General Urdaneta, (F-23), ARV General Soublette (F-24) ARV General Salomón (F-25), ARV Almirante Garcia (F-226).

Después permanecer diez años (2004) en mantenimiento en Diques y Astilleros Nacionales C. A. Dianca, en el año 2014 se ponen en servicio tres de las seis fragatas tipo Lupo/clase Mariscal Sucre de la Armada de Venezuela, las cuales fueron sometidas a trabajos de manteamiento mayor y repotenciación: General Urdaneta (F-23), General Salom (F-25) y Almirante García (F-26), mientras que la fragata General Salom (F-25) se reincorporo al servicio en junio de 2019.

Además de las patrulleras clase Constitución y Federación, de construcción británica, fabricadas en la década de 1970. El resto de la flota está compuesta por una variedad de buques de transporte, buques logísticos y embarcaciones auxiliares.

En la última década, la Armada adquirió los patrulleros de altura clase Guaiqueri, fabricados en España por Navantia, el Guaiquerí (PC-21) y por otros tres buques similares denominados Warao (PC-22), Yecuana (PC-23) y Kariña (PC-24).

Los cuatro buques fueron construidos en el periodo 2008-2010. Cuenta además con los buques de transporte clase Los Frailes, fabricados por el astillero holandés Damen. Estos últimos se basan en el diseño Stan Lander 5612 de Damen.

El Escuadrón de fragatas de la Armada Bolivariana de Venezuela realiza ocasionalmente ejercicios con fuego real con ellas, que incluyen el lanzamiento de misiles. Un ejemplo es el ejercicio Escudo Bolivariano, que tuvo lugar en febrero de 2020 donde la fragata Almirante Brion (F22) con el lanzamiento exitoso de un misil MBDA Otomat Mk 2 que impactó en un buque-blanco en el mar Caribe.

«La Armada tiene unas capacidades muy limitadas a la hora de proyectar poder, como demuestran su inexistente flota de submarinos, la pérdida de Naiguatá y los viajes de buques de guerra estadounidenses por aguas reclamadas por Venezuela» publica la revista Zona Militar.

Zona Militar

Deja un comentario