Conoce los beneficios de la auyama

La auyama además de ser un alimento delicioso cuenta con múltiples propiedades curativas, también conocida como calabaza en otros países, es una baya de cáscara dura, perteneciente a la familia de las cucurbitáceas y es originaria de América.

Su planta es una hierba rastrera de hojas grandes y el fruto puede ser redondo u ovalado de color verde o amarillo.

La auyama es de la familia de la patilla, el melón y el pepino, para su siembra se seleccionan auyamas maduras y se extraen las semillas, las cuales se dejan secar a la sombra. Para luego llevarse a los campos de cultivo.

Entre los beneficios, se reconoce que ayuda a:

Anemia: al comer la pulpa de la auyama este suplemento natural se convierte en un excelente tónico para combatir la insuficiencia de energía en niños y ancianos. Se recomienda rayar la pulpa cruda, mezclar con ensaladas y aderezar con aceite de olivas y sal a gusto, convirtiéndolo en un excelente suplemento para combatir la desnutrición.

Antihelmíntico: una dosis de 30g a 40g de las semillas de la auyama, descascarilladas, trituradas y mezcladas con miel a cada hora y durante el día nos beneficia con sus propiedades purgantes en niños (menos de la dosis recomendada), adultos y ancianos.

Artritis: la auyama es un gran alcalinizante para la sangre, debido a que contribuye a liberar el ácido úrico y a mejorar la circulación en todo el organismo.

Arrugas: El zumo de auyama aplicado al rostro refresca y desvanece las arrugas.

Apoplejía: ayuda a reponer rápidamente el sistema después de un infarto.

Arterias tapadas: comer las semillas de la auyama machadas combinadas con azúcar morena ayuda a liberar tapones en nuestras arterias.

Angina de pecho: las personas que sufren de angina de pecho o que hayan sufrido de un infarto se les recomienda comer auyama 3 o 4 veces por semana en diferentes platos y presentaciones.

Abscesos del hígado: las hojas cocidas de la auyama alivian afecciones del hígado rápidamente, también se puede machacar la pulpa como un puré para aprovechar sus beneficios, preparando un ungüento con la pulpa de la auyama, lechuga y verdolaga, y aplicar sobre la zona inflamada.

Cicatrizante: La baba que contiene la cáscara de la auyama es un excelente remedio para cerrar las grietas de los pezones de las madres que se encuentran lactando; también se puede extraer aceite de las semillas de auyama y colocar en heridas.

Circulatorias: comer auyama todos los días mejora gradualmente la circulación de la sangre de nuestro organismo.

Cálculos renales: para que la auyama ayude a desbaratar los cálculos renales se recomienda dejar al sereno un trozo de la pulpa y al día siguiente comerlo. Otra variante es preparar tisanas con las semillas de auyama para pulverizan las piedras o cálculos renales

Cerebro: la auyama es buen alimento para que nuestro cerebro funcione correctamente, gracias a su alto contenido en fósforo. 

Enuresis infantil: machacar las semillas de la auyama y hacer una tisana, luego mezclar con jugo de pepinos y darle a beber a su niño. Esto ayuda a aumentar la cantidad de orina.

Estreñimiento: La fibra de la Auyama que posee es de tipo soluble actúa como laxante suave, evitando irritaciones en los intestinos. Es muy buena para enfrentar el estreñimiento. También puedes preparar la auyama frita o azada, y/o rellena con jugo de limón de está forma limpias tus intestinos.

Hemorroides: para aliviar el dolor contra las afecciones de las hemorroides se recomienda mezclar la pula con remolacha y aplicarla en la zona alterada.

Insomnio: para combatirlo se recomienda preparar una emulsión con las semillas de la auyama (descascarilladas, trituradas): cocer 100g de semillas en 500ml de agua. Tomar durante las primeras horas de la tarde y una taza antes de ir a dormir. 

Deja un comentario