Atentan contra familia en Cabimas por posible extorsión y amedrentamiento

Miedo y desesperación sintió una familia en Cabimas, estado Zulia, al escuchar mas de seis detonaciones de arma de fuego, en el momento en el que disfrutaban de un descanso.

Los mismos cuando salieron al frente de su vivienda para observar lo que había sucedido, se percataron que los impactos de los proyectiles terminaron en las paredes de su hogar, según reportó el periodista cabimense Carlos Becerrit.

Aunque el hecho se registró alrededor de las 8 de la noche a principios de año, en la calle Zulia, sector Delicias Nuevas, hogar de Enzo Gil, hay que mencionar que el mismo fue perpetrado por adeptos a los Tupamaros, que son colectivos armados que se visten de militancia política y apoyados por el régimen de Nicolás Maduro para amedrentar a quienes están en contra de la dictadura.

“Yo salí al frente de mi casa para ver que estaba sucediendo, cuando de pronto me encuentro con varios motorizados de los tupamaros quienes me amenazaron y me aseguraron que, si no dejaba de denunciar al régimen de Maduro, me iban a matar a mí y a mi familia.”, aseguro Gil en medio de su nerviosismo.

La victima explicó que después de este hecho, ha recibido varias llamadas para repetirle que tiene que dejar de hacer política y olvidarse de seguir denunciando las atrocidades de la dictadura, porque de lo contrario su vida y la de los suyos corren peligro.

“Estas amenazas son producto de mi militancia política. El régimen con sus bandas criminales intimidan a quienes disentimos y queremos una Venezuela mejor» explicó el también miembro activo del partido Primero Justicia.

El integrante de la organización política, indicó que el régimen ha buscado por todos los medios poder callar a los jóvenes y a quienes aún siguen en pie de lucha a favor de la restitución de la democracia en Venezuela.

Muchas familias venezolanas han tenido que huir del país como víctimas de la extorsión así como el ataque de bandas armadas que proliferan en la zona.

Nota de Prensa/Carlos Becerrit

Deja un comentario