60 ONG de Venezuela y Colombia piden promover diálogo entre ambos países

La designación de un enviado especial para la frontera común solicitaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un conjunto de ciudadanos vinculados a universidades, gremios económicos, organizaciones humanitarias y de la sociedad civil de Venezuela y Colombia.

Mediante un comunicado publicado este miércoles 31 de marzo y promovido por las organizaciones Control Ciudadano y Puentes Ciudadanos Colombia – Venezuela, más de 300 colombianos y venezolanos, incluidas 60 ONG de ambos países, solicitaron a los gobiernos de Nicolás Maduro e Iván Duque que permitan la actuación en el terreno de ese enviado especial de la ONU para, en primer lugar, coordinar acciones en materia de seguridad, a propósito de los sucesos de Apure y Arauca ocurridos esta semana.

Enfrentamientos entre la Fuerza Armada venezolana y presuntos grupos irregulares colombianos han dejado seis «terroristas» muertos y 39 detenidos y dos militares fallecidos, según el balance oficial.

También han ocasionado la huida a Colombia de casi 4.000 venezolanos y denuncias de asesinatos de al menos cuatro civiles, todos miembros de una familia, que residían en un caserío del municipio Páez en el estado Apure.

Las ONG consideran que el enviado especial de la ONU puede ayudar a adelantar las siguientes acciones:

  • Coordinar los necesarios esfuerzos de seguridad entre Venezuela y Colombia dado que desde hace casi dos años no tienen relaciones diplomáticas ni consulares y está paralizada toda la institucionalidad para manejar la vecindad, mientras la dinámica fronteriza esta afectando de manera grave y acelerada la vida de más de cinco millones de personas que viven en esas zonas fronterizas, con un enorme impacto en la seguridad regional.
  • Establecer un mecanismo internacional de vigilancia y monitoreo para la protección de los derechos humanos en la frontera entre Venezuela y Colombia.
  • Contribuir en la atención de las urgentes necesidades sociales y económicas de los ciudadanos de la frontera común, que padecen las consecuencias de la situación política y de la acción de grupos al margen de la Ley.
  • Ayudar en forma integral a la asistencia humanitaria urgente, frente al desplazamiento y éxodo poblacional forzado desde Venezuela por la violencia y por la crisis humanitaria compleja, así como a la población colombiana retornada.
  • Garantizar el intercambio de información epidemiológica, así como el diálogo entre las respectivas autoridades de ambos países y la coordinación de una adecuada respuesta a la pandemia.
  • Cooperar en la desmovilización de las estructuras de economía ilegal y grupos armados al margen de la Ley que operan en la frontera.
  • Ayudar a eliminar las minas antipersonas y los restos de municiones usados o sin explosionar, plantadas por grupos armados ilegales y que se han convertido en un grave problema de seguridad fronteriza.
  • Promover y facilitar los diálogos entre las autoridades de ambos países para la reapertura inmediata de todos los pasos fronterizos formales, que permita la regularización y legalización del tránsito de personas, mercancías, bienes y servicios entre Colombia y Venezuela.

Deja un comentario