Domingo de Ramos en medio de restricciones Por pandemia

Se recomienda a los devotos y creyentes a quedarse en casa, sugiriendo colocar una rama o palma en las puertas o ventanas de sus hogares.

El Domingo de Ramos es una celebración cristiana en la que se conmemora la entrada de Jesucristo a Jerusalén y su aclamación como hijo de Dios. Es el sexto domingo de la Cuaresma, que da inicio a la Semana Santa.

También este día es conocido como Domingo de Pasión, debido al relato de la Pasión de Cristo, recordando el hecho histórico de la crucifixión de Jesús.

¿Por qué se celebra el Domingo de Ramos?

De acuerdo al documento del Vaticano «Carta circular sobre la preparación y la celebración de las fiestas pascuales» publicado en el año 1988, el Domingo de Ramos «comprende a la vez el presagio del triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión». Por otra parte este documento señala que «La relación entre los dos aspectos del misterio pascual se han de evidenciar en la celebración en la catequesis del día».

La eucaristía del Domingo de Ramos tiene dos momentos importantes: la procesión y la bendición de las palmas por el sacerdote. Asimismo, se destaca la lectura de la palabra que evoca la Pasión del Señor.

El Domingo de Ramos se caracteriza generalmente por la bendición de las palmas, la procesión de Jesús acompañada de los fieles y la celebración de la misa dominical.

Restricciones en tiempos de pandemia

En los actuales tiempos de pandemia por la Covid-19 se han indicado algunas medidas por parte de varias diócesis en el mundo, a fin de evitar la aglomeración de personas por las procesiones.

Se recomienda a los devotos y creyentes a quedarse en casa, sugiriendo colocar una rama o palma en las puertas o ventanas de sus hogares. Podrán seguir las misas y actos litúrgicos del Domingo de Ramos a distancia o virtualmente, en las redes sociales del Vaticano y de los templos religiosos de cada localidad que estén disponibles en internet.

Los Palmeros de Chacao

En el caso articular de Venezuela, en Caracas es tradición la bajada de los Palmeros de Chacao, una tradición desde hace más de 200 años y cumpliendo con todas las medidas de seguridad. Un pequeño grupo de los Palmeros de Chacao subió al Cerro El Ávila en busca de la palma real y las entregaron al padre Reinaldo Gámez, párroco de la iglesia San José de Chacao para su bendición el Domingo de Ramos, simbolizando la entrada de Jesús a Jerusalén.

S

Deja un comentario