Dedica tiempo para recargar energías

Cada despertar es una maravillosa oportunidad para agradecer el hecho de estar vivos,  significa honrar todo lo que tenemos: Hogar,  familia,  salud,  alegrías,  comida,  amor y cualquier otro regalo que esté presente en tu vida.

Es necesario mantener una buena actitud,  expresar nuestros sentimientos de manera adecuada,   cuidar nuestra mente con pensamientos positivos,  vivir el presente y ocuparse en vez de preocuparse. Sin embargo,  cada día tiene su dinámica,  el trabajo,  los estudios,  las responsabilidades y la rutina diaria que pasa factura a nuestro cuerpo y mente,  causando cansancio,  agotamiento y stress. Incluso,  hay momentos donde te puedes  sentir  desgastado y sin fuerzas  para continuar. 

Por lo general,   nos dedicamos a todo,   menos a nosotros,  nos olvidamos de forma inconsciente,  nos descuidamos,   porque las responsabilidades y deberes  consumen nuestro tiempo. Pero es alli, donde se debe procurar la calma,  por amor propio,  salud y bienestar. 

Dedicar  tiempo para si mismo, tomar pausa para  descansar,  orar,  estar a solas   meditar,  pensar,   respirar,  escuchar música,   hacer ejercicios o simplemente hacer lo que te agrade,  para despejar la mente y recargar energias,  sencillamente toca apartarse por un instante, salir de la rutina  y aliviarse.

Es un tiempo sagrado que debes tomar a tu favor,  de ser posible diariamente,  sin interrupciones,  para desconectarte del afàn diario y conectarte con la tranquilidad,  una fortaleza muy importante en estos dìas  tan acelerados. Esta pràctica saludable es  una vìa para salir del caos y  poner todo en orden,  aliviando el  cuerpo y la mente,  recargando energìas para continuar.

No te abandones por dedicarte a todos,  menos a ti,  es positivo estar conectados con nuestro interior, buscar  el equilibrio y mantener la ecuanimidad.

Que liberador es tomarse un espacio donde puedas estar a solas y aquietar la mente soltando las preocupaciones y el stress,  incluso ese tiempo es idòneo para ordenar con calma las ideas,  reflexionar y tomar decisiones en paz.
Practìcalo cada vez que puedas y notaràs la diferencia en tu salud tanto fìsica como emocional.

Deja un comentario