Reseña. Las bandas de extorsión se apoderan de la Costa Oriental del Lago

El terror invade el corazón de los comerciantes y empresarios cada vez que escuchan “lanzaron una granada” y es que en los últimos años la modalidad favorita de las bandas de extorsionadores es el uso de ese armamento.

En la Costa Oriental del Lago, arrancaba un día tranquilo en COSECA, empresa radicada en Ciudad Ojeda hace décadas, pero ayer 03 de febrero, su cotidianidad se alteró por completo: una granada cayó dentro de sus instalaciones, gracias a Dios, no detonó.

A los extorsionadores no les importa si hay niños, mayores de edad, si hay clientes, tan solo se dedican a cumplir su objetivo: presionar.

El Gobernador del Estado Zulia ha manifestado en varias ocasiones que harán la guerra contra los extorsionadores pero al parecer la guerra la siguen ganando ellos.

Pese al número de bajas de la bandas de extorsión, siguen apareciendo más y más miembros entre sus filas. Quizás el hambre y la necesidad impulsa a muchos jovencitos a formar parte de esas mafias que invaden todo el estado Zulia.

Ricardo Acosta, presidente de Fedecámaras en Zulia, ha resaltado que este tipo de ataques contra el sector empresarial se debe a que los comerciantes se están negando a ser extorsionados por las bandas criminales.

Se estima que 6 de cada 10 empresarios fuertes de la Costa Oriental del Lago están bajo el manto de las “extorsiones”.

En Los Puertos de Altagracia ya es un «secreto» público que a un gran porcentaje de los negocios cobran vacuna.

Mientras que en Santa Rita ya es una realidad, hasta extorsionan las viviendas y amenazan con atentar contra su familia. Hace unas semanas fue atacado la sede de la PNB en el sector El Menito, avenida Intercomunal.

Hay casos que ni llegan a los medios de comunicación, pues las familias, por temor, no son capaces de denunciar. Además del medio de saber que muchas instituciones de seguridad están filtradas por los GEDOS que hacen vida en la región.

Prieto, gobernador del Zulia, manifestó que sembrarán el terror a las bandas.

Solo la semana pasada, el comandante de la Zodi 11 Zulia, GD Manuel Castillo Rengifo, dijo que en unos 20 procedimientos fueron abatidos unos 10 antisociales y detenidos más de una docena. Asimismo recuperaron unas 8 armas de fuego y artefactos explosivos.

En Cabimas, la ciudad más poblada de la Costa Oriental del Lago, ha sido víctima constante, casos como el Centro Clínico de Cabimas, atacado dos veces, y FEINCA, llaman la atención del resto de comerciantes.

Entre tanto, en Ciudad Ojeda, el caso de «Kasa Japón» fue una alarma, al ser un ataque en pleno centro de la ciudad, además, para todos es sabido que esa localidad cuenta con efectivos de la DGCIM, FAES, SEBIN, Policía Municipal, Policía Regional, además de los cuerpos que integran la GNB.

Las bandas reclutan y no se limitan

Del otro lado, están las bandas, que debido a su crecimiento vertiginoso, se convierten en estructuras con miembros en las ciudades donde operan.

En la Costa Oriental del Lago, operan las bandas de Yeico Masacre, Los Melean (ahora liderada por Jet Nava), “El Adriancito”, con la muerte de Sleiter se desmembró parte de la banda, El Baba, El Caracas, entre otras. Y mientras que en Baralt y parte de Valmore Rodríguez, es el reino de “El Cagón”.

Hace dos semana se encontró en el barrio Los Samanes, Ciudad Ojeda, armamento pesado de todo tipo, era una especie de distribuidora de municiones. Entre tanto, gran parte del arsenal llega de Colombia, hasta confeccionan granadas de manera artesanal.

Entre tanto, en diversos informes, efectivos de los cuerpos de seguridad han sido detenidos por «prestar» armamento de uso oficial.

Otras microbandas, trabajan bajo el amparo de las mayores, y hacen vida en zonas pequeñas de Ciudad Ojeda, Cabimas, y el resto de ciudades.

Presuntos miembros de la banda El Cagón, en Baralt.

Estructuras

Generalmente, las bandas operan con un “sapo”, un grupo de negociación, operadores de presión, estos en esencia, hacen todo el trabajo.

Un “sapo” es alguien de la zona o el sector, que se encarga de rastrear aquellos potentes extorsionados. Vigilan todo, se encargan de saber horas de salida, labores, estimación de ingresos, familia y hasta a algunos secretos.

Luego sobresalen los grupos de negociación, ellos se comunican por medio de una llamada o video, y mediante el amedrentamiento exigen una suma de dinero. Tratan de negociar de forma “amigable” y luego recurren a las advertencias ya conocidas: disparos a la vivienda de domicilio, lanzar granadas, romper vidrios de los autos o secuestro exprés.

En algunos casos, el comerciante llega a un acuerdo con el negociador, y de esto, ni se enteran las autoridades, solo personas muy allegadas.

Luego están los grupos operadores: estos incluyen los que realizan la acción de advertencia: lanzar granadas, hacer disparos al hogar, y labores similares.

Y además, surgen los que reciben el dinero establecido, en la mayoría de los casos solo reciben efectivo y en moneda extranjera.

Como verán, son estructuras establecidas, sus líderes, algunos operan fuera del país, desde la cárcel o en sitios muy intrincados de difícil acceso.

 Las autoridades en Venezuela los han denominado Grupo Estructurado de Delincuencia Organizada o GEDO, pues son estructuras piramidales, las cuales cuentan con miembros con distintas tareas, pero a su vez, amparan a pequeños grupos dependiendo del rango de acción. Por ejemplo, Jet Nava tenía su cargo un equipo pero era un subalterno de «Los Melean«.

La gran parte de estos líderes, caen por ajustes de cuentas entre las peleas territoriales de las bandas. La última muerte resonante fue el asesinato, en Colombia de «Sleiter» y presuntamente «Yeico Masacre» se atribuyó el sicariato.

Los informes de seguridad revelan que en los últimos años en Venezuela, solo caen subalternos de éstas bandas. Y los golpes más fuertes han sido en Colombia o por enfrentamiento de bandas por el control de los territorios.

Realmente, es el reino de las bandas, y los controles hasta el momento han sido ineficientes, pero mientras todo esto sucede, el inversionista tiene el temor presente si seguir en el país o irse a otra zona menos vulnerable por las organizaciones delictivas.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2021 Primera EdicionCol

Deja un comentario