A un dólar. Sin control ni supervisión el precio de la pipa de agua en Cabimas y Santa Rita

Desesperados se encuentran los habitantes de los sectores de los municipios Cabimas y Santa Rita afectados por la escasez de agua y por la venta sin control ni supervisión en el precio de la pipa la cual se ubica en un dólar.

Es de recordar que el 22 de abril del 2020, el gobernador del estado Zulia, en rueda de prensa realizada en el municipio Lagunillas a través del Estado Mayor de Salud y Seguridad fijó el precio de la pipa de agua potable (de 200 litros) en todo el estado Zulia, en  30.000 bolívares, precio que nunca ha sido respetado por los dueños de los camiones cisternas,  aseguran los vecinos de estos municipios de la COL.

En esa oportunidad el mandatario regional manifestó, que la decisión, que no se tomaba desde hace más de 2 años,  surgió con el objetivo de «ponerle mano dura» a quienes viven «haciendo negocio» aprovechándose del bolsillo del ciudadano en plena cuarentena por el covid-19.

El gobernador del Zulia señaló para esa fecha, que el país estaba  en cuarentena,  una situación atípica y el sector del agua no puede comportarse de manera anormal sirviéndose de la necesidad que está pasando nuestra población», aseveró.

Transcurrido ocho meses del anuncio, el panorama no ha cambiado en nada, el precio de la pipa de agua que debería ser vigilado y controlado ha variado pero a beneficio de los dueños de los camiones cisternas, mientras que el pueblo sigue siendo el más afectado, según lo manifestado por los propios residentes de barrios y urbanizaciones tanto de Cabimas como de Santa Rita, como lo hace saber Viviana Gómez, del barrio Francisco  de Miranda, parroquia Germán Ríos Linares.

 Maximino Zambrano, habitante de la calle El Zamuro de la parroquia El Mene de Santa Rita, también manifestó que con su salario de pensionado del IVSS ni siquiera puede comprar un paquete de harina para comer,  mucho menos una pipa de agua que algunos venden en un dólar y otros fijan el precio a su conveniencia.

En igual situación se encuentra Mariela Pírela, habitante de la calle Impulso del sector Ambrosio, parroquia Ambrosio de Cabimas, donde la escasez del agua tiene más de cinco años y la comunidad se ve en la necesidad de comprar el producto al precio que los dueños de los camiones mejor le convengan.

José Suárez residente de Puerto Escondido en el municipio Santa Rita, manifiesta que esta localidad es una de las más golpeada por la falta de agua, pasan los años y los gobiernos tanto municipales como regionales no resuelven el problema y la población sigue afectada por un servicio que no llega a las comunidades que se ven  afectadas en su presupuesto familiar para poder adquirir una pipa de agua con sobreprecio.

Para los vecinos de Cabimas y Santa Rita, aquí no hay legisladores que hagan cumplir con los decretos, como fue el precio fijado por el gobernador del Zulia; se hacen las denuncias y el precio en vez de bajar aumenta de manera acelerada, así opinó Jesús Martínez del sector Delicias Nueva  de la parroquia Ambrosio de Cabimas.    

Deja un comentario