Una venezolana fue violada en Argentina y el agresor quedó en libertad

Ella fue a una oferta laboral, como muchas chicas venezolanas que emigran, con solo 18 años, atendió el llamado de una publicación en facebook, y sin saber, iba camino a una pesadilla que aún no termina.

Fue a una entrevista de trabajo en Balvanera, Buenos Aires, la tomaron ese mismo día pero todo terminó convirtiéndose en un horrendo caso. La joven, solo identificada como L.A.R. por razones de integridad moral, de 18 años, denunció que el comerciante al que contactó por un aviso laboral, la drogó y la abusó sexualmente. El acusado, de 35 años, fue detenido pero quedó en libertad por orden de la Justicia.

El hecho ocurrió el sábado cerca de las 15.20, cuando la víctima, de nacionalidad venezolana, fue citada a un local de Paso 693 para realizar una entrevista laboral que había coordinado unas horas antes por Facebook. El hombre que ofrecía el puesto decía llamarse “Santiago”, aunque ese no era su nombre real.

Thais, la madre de la víctima, le dijo a la agencia Télam que el acusado le pidió a su hija cenar el viernes para así “poder hablar sobre el trabajo”. Pero la joven rechazó esa propuesta y finalmente arregló presentarse el sábado por la mañana.

Ante esa situación, la madre le pidió que al llegar al lugar le envíe una foto del frente del comercio y los datos del dueño del lugar. La joven tuvo la entrevista en el negocio, dedicado a la venta de indumentaria del rubro de la medicina, y empezó a trabajar ese mismo día.

Según el relato de la mujer, durante la jornada de trabajo, el acusado le ofreció varias veces “un vaso de gaseosa o de jugo” que la chica aceptó cerca del mediodía.

Después de tomar un vaso con agua, la joven comenzó a sentirse mareada y decidió enviarle un mensaje a su madre, para alertarla de la situación.

La muchacha alegre, inexperta y con ganas de trabajar, le dijo a su mamá, quien se alertó por lo ocurrido y le comentó que por prevención, le enviara la dirección, nombre del propietario del local y una foto, y por supuesto que ante cualquier cosa rara, se comunicara de inmediato.

Así fue, le envió todo a su mamá y se fue al lugar para trabajar, pero pasado el mediodía, la señora recibió unos mensajes de su hija, que se sentía mal, estaba mareada. La mujer recordó lo ocurrido el jueves, así que le avisó al resto de la familia y llamó a la policía para poner la denuncia.

Los funcionarios fueron al sitio y al llegar, estaba cerrado, nadie contestaba, cuando llega la señora, les dice que ahí estaba su hija, quien no atendía llamadas ni mensajes. Insistieron con el llamado hasta que una voz masculina respondió «un momento», pasaron unos 20 minutos y nadie salió por lo que la policía entró a la fuerza.

Al ingresar, encontraron a la joven prácticamente desmayada, como dormida, sucia, con la ropa interior mal puesta, el corpiño de lado, el pantalón húmedo por la parte trasera y una remera al revés, del hombre.

«La sacaron en una silla de ruedas y la trasladaron en una ambulancia hasta el Hospital Ramos Mejía, donde de inmediato la atendieron porque vomitaba mucho como espuma verde», narró la hermana de la víctima.

La joven entró en un sueño profundo en el que no podía despertar sino hasta unas cuatro horas después, se presume que haya sido producto de la droga que la hicieron ingerir.

Esa mañana, según relató L.A.R. en la denuncia, “abrieron el comercio al público y trabajaron de manera normal, sin haberle parecido nada raro ni sospechoso” hasta que, pasado el mediodía, el hombre cerró las persianas y “se dirigieron hacia otra habitación del lugar, donde le convida un vaso con agua”

Tras las pericias ginecológicas se determinó que efectivamente, la joven oriunda de El Tigre, estado Anzoátegui, fue víctima de violación horas previas a su ingreso al Hospital, por lo que realizaron las denuncias correspondientes.

En tanto, la joven venezolana que sufrió el ataque el sábado pidió que si otras mujeres fueron víctimas del comerciante lo denuncien para que lo detengan.

“Espero y tengo muchísima fe que le voy a dar fuerza a otras chicas que den la cara y digan y denuncien como lo hice yo con mi mamá”, expresó.

Presunto agresor

El juzgado que lleva el caso de la joven de 18 años, víctima de un presunto abuso sexual, decidió conceder la exacarcelacion bajo caución juratoria a Garzón Martínez. señalado de violar a la mujer de nacionalidad venezolana.

La joven de 18 años, llegó a Argentina desde Venezuela hace dos años junto a su madre, su padre y sus dos hermanas menores. Vivían en el partido de Morón, en la Provincia de Buenos Aires, pero hace unas tres semanas se mudaron a un departamento temporario en Capital, luego de que el padre sufriera un accidente cerebrovascular (ACV) y quedara internado en el Hospital de Clínicas, donde se encuentra actualmente. 

Para el jueves los familiares de la joven convocaron a una «manifestación pacífica» frente al local del Garzón Martínez. 

El Clarín

Un comentario

Deja un comentario