Fundación «Amblema» inicia el 2021 con nuevos retos

La organización con casi 10 años de haberse creado ha sacado el lado positivo de la crisis por el coronavirus para acercarse a las familias de los 700 estudiantes que tienen en sus 45 escuelas. El cofundador y promotor de Amblema, Tomás Linares, contó todos los detalles.

Fundación Amblema es una Herramienta socio-educativa de apoyo a los docentes en búsqueda de la calidad educativa.

¿Cómo comenzó Amblema?

Empezó en el año 2011 cuando Óscar Pietri, quien es un gran amigo, y yo decidimos hacer algo para apoyar a la gente del caserío que está cerca de la hacienda de la familia Pietri, ubicada en Yaracuy y que se utiliza para realizar talleres de alto desempeño a varias empresas.

En ese caserío viven los empleados de esta y muchas otras haciendas vecinas, por lo que Óscar me pidió apoyo para apadrinar a los niños de la zona. Sin embargo, yo le ofrecí apoyarlo con algo más que dinero y decidimos crear el proyecto Amblema (Ambiente, Lectura y Matemática).

La fundación tiene como fin apoyar a los docentes en zonas vulnerables del país para así enamorarlos de su profesión y a su vez ayudarlos en su calidad de vida. Empezamos con 10 maestros y hoy en día tenemos 700 a quienes apoyamos en el área del medio ambiente, lectura y Matemática.

¿Cómo ha sido el proceso para conseguir apoyo?

Se han ido sumando padrinos a través de empresas que quieren ayudar a sus empleados, familiares de beneficiarios y viejos amigos de los que trabajamos en la Fundación Amblema.

En el caso de las empresas, algunas tienen escuelas cerca o tenemos familias que quizás no están cerca pero quieren apoyar a una escuela en venezuela, como es el caso de la familia Gonzalez Bergoderi. Miguel Ángel González Ocque se enteró de Amblema porque yo le di clases a González Ocque, quien actualmente vive fuera de Venezuela y es un emprendedor bastante activo, sobre todo en el área de bienes raíces. Me escribió y su familia decidió apadrinar 3 escuelas de Amblema.

También tenemos amigos de Amblema que no necesariamente tienen que apadrinar una escuela, por lo que apoyan recursos o donan cosas que necesitamos en las escuelas. Tenemos, por ejemplo, mi promoción del Liceo de los Arcos (83) 20 amigos hacen grupos de padrinos de escuelas. Hacen grupos de 10 y apadrinan una escuela.

¿Hacen alguna actividad especial para acercar a los beneficiarios con las escuelas?

Organizamos una actividad trimestral de juegos donde incluimos las tres partes de Amblema y montamos “La Bodega Amblema”. A lo largo del año, buscamos reforzar los comportamientos positivos en vez de decir “no” o llamar la atención por algo que el niño no hace o algún comportamiento negativo. Si un niño llega tarde todo el tiempo, el día que llega temprano le damos un “amblemonedas”. El que no quiere leer y un día lee, también recolecta “amblemonedas”. Van formando alcancías y el día de la “Bodega Amblema”,que se realiza con la colaboración de los padrinos, montamos una merienda, pero cada cosa (refresco, jugo, comida) tiene un valor y ellos deben pagar lo que quieran con “amblemonedas”.

¿Cuáles son los retos de Amblema para el 2021?

Para mi el 2020 fue un año casi perdido a nivel educativo. Ha sido muy complicado, sobre todo por la falta de recursos en línea. A pesar de eso, nosotros buscamos una forma: adaptamos las actividades diarias a unas semanales que enviamos a través de whatsapp, mensajes de textos o cada 15 días iban a ver la cartelera. Comunicarse con los maestros fue difícil porque no todos tienen whatsapp, luz o dinero para recargar el teléfono. Llegamos a menos de la mitad del alcance planteado.

Nosotros seguimos trabajando a distancia, estamos apoyando a los maestros. Ahora estamos viendo cómo llegarle a los papás y mamás de esos niños de la escuela. La pandemia, a pesar de todo, nos trajo una solución a esa meta que queríamos lograr: llegar al hogar.

Los niños están aprendiendo en casa, por lo que inventamos el “Hogares Amblema”. Enviamos las actividades y registramos más de 1500 hogares activos. Nuestro plan es seguir llegando a estos hogares.

Un comentario

Deja un comentario