En los últimos 25 años. Ciudad Ojeda vive su peor momento en el tema de servicios básicos

Ciudad Ojeda arriba a un nuevo aniversario, sumergido en un gran letargo en todos los aspectos con paupérrimos servicios del que gozan sus ciudadanos.

Electricidad, agua, aseo urbano, red de aguas servidas, alumbrado público, transporte, no es eficiente o está en medianas condiciones. Ciudad Ojeda llega a sus 84 años en medio de la peor situación, solo comparado al tiempo cuando estaba en pleno crecimiento urbano.

En redes sociales, en la radio, en la calle, todo el pueblo de Ciudad Ojeda comenta que poco a poco, la ciudad que ellos conocieron, se cae a pedazos.

Es importante señalar que los niveles de gobierno tienen que estimar mejoras sustanciales en la ciudad, es su compromiso y deber, pero otra realidad cierta: la ciudadanía no se integra en el ofrecimiento de soluciones para rescatar los espacios propios y comunes.

El Agua

Al igual que en gran parte del Zulia, así como del país, el problema del agua se ha intensificado en los últimos años, y aunque ha mejorado un poco, vale decir que aún existen decenas de sectores que no reciben ni una gota de agua en Ciudad Ojeda.

“El agua llega turbia, poca y sin aviso. Debemos estar pendiente la hora, para que podamos coincidir para jalar con la bomba y el momento que llega el vital líquido”, dijo Lorena García de barrio Libertad.

En algunas zonas llega con más frecuencia, pero la turbidez del agua cada vez es peor. El agua no es apta para el consumo, y los más prevenidos, compran agua para el aseo personal.

Hidrolago y Alcaldía de Lagunillas, conscientes de la situación, ha realizado en las últimas semanas un plan conjunto para mejorar el servicio, pero resta por ver las soluciones.

Recolección de la basura

Otro tema muy delicado en Ciudad Ojeda, el cual ha sido muy recurrente en los últimos 15 años, pero en ésta gestión, encabezada por el alcalde Leonidas González, el problema se ha acrecentado.

“Es imposible lograr cubrir a toda la población sino tienen la flota suficiente de camiones, además, es muy mala la distribución de las frecuencias en la ciudad”, dijo Carlos Castro, habitante del sector Monterrey.

Entre tanto, crecen los botes de basura, mientras que los habituales, ya están acrecentados.

Ya podemos ver focos muy frecuentes en Ciudad Ojeda, como la Av. 51, terrenos alrededor del Hospital Pedro García Clara, en las inmediaciones al cementerio, la carretera L en la prolongación hacia el barrio La Victoria, entre otros.

En la N con Av. 34 hasta hace poco había un enorme bote de basura, pero el servicio de aseo urbano ya hizo la limpieza respectiva.

Electricidad

Hay poco que decir del sistema eléctrico, pues sencillamente, al igual que el resto de la Col, y gran parte del occidente venezolano, no hay eficiencia en la prestación del servicio eléctrico.

Desde el tendido hasta las subestaciones, requieren de sustitución pero vale decir que es un problema que supera las gestiones regionales o municipales. Hasta tanto no exista una inversión seria y responsable en el tema eléctrico, los problemas se acentuarán más.

Transporte Público

Es otro grave problema en Ciudad Ojeda, sencillamente, con la crisis de distribución de gasolina, hay menos vehículos, pero es que tampoco han podido ofrecer transporte público a las principales barriadas de la ciudad.

“Una promesa del Alcalde fue traer una flota de busetas, y hasta ahora, eso quedó en solo promesas. Vemos buses en Cabimas, Maracaibo, San Francisco, pero en Ciudad Ojeda tenemos que movernos en los pocos carritos que quedan, buses viejos y hasta en bicicleta”, dijo Luis Morillo, del sector San Benito.

La aplicación de las cuarentenas ha mermado el tráfico de personas, pero pese a ello, largas colas se forman en las paradas del centro de Ciudad Ojeda.

La delincuencia

Hasta hace unos 3 años, eran muy extraños los casos de extorsión en Ciudad Ojeda, ahora, según algunos comerciantes, casi todos tienen que pagar su cuota o se sienten amenazados por parte de las bandas organizadas.

Aparte de la marcada delincuencia en las calles, ahora los comerciantes deben enfrentarse con un enemigo silencioso: la extorsión.

Ello afecta al desenvolvimiento del comercio, así como de la libre inversión. Más allá del esfuerzo que hace cada emprendedor, las bandas han superado en gran medida las acciones de los cuerpos policiales.

Otros

Mientras todo ello transcurre, otros servicios como la red de aguas servidas, el alumbrado público, la vialidad, entre otros, sencillamente está igual que el resto; deficiente o en punto de colapso.

Además, no es tarea fácil contar con servicios óptimos de TV por cable, internet ni telefonía.

El gas doméstico es otra dura carrera, además de la baja presión por el sistema de tubería, pues conseguir una bombona depende de la jornada del gobierno municipal. Otros la consiguen en dólares a precios exorbitantes.

Lo que antes era un servicio muy confiable, hoy ya se ha convertido en muy costoso.

Ciudad Ojeda en sus 84 años no tiene nada que celebrar. Sus calles se deterioran y sus habitantes están en un ejercicio diario de resistencia por seguir luchando en una carrera con obstáculos sin una meta cercana.

Deja un comentario