Aumentó el negocio de ingresar ilegalmente venezolanos al Perú

El cierre de las fronteras de países en América del Sur, ha aumentado el negocio de «pasar venezolanos» en los puntos limítrofes. Esta situación aumentó en Perú.

Pese a que las fronteras fueron cerradas desde inicios de la pandemia por el covid-19, familias de migrantes venezolanos han continuado ingresando al Perú por Tumbes.

Según la fiscalía, se han identificado a bandas de tráfico ilegal de personas que se han aprovechado de la necesidad y vulnerabilidad de los venezolanos para cobrarles cupos y hacerlos ingresar irregularmente al país.

“Desde la cuarentena y hasta la fecha, tenemos un aproximado de 35 casos de tráfico ilícito de migrantes denunciados”, explica Roberto Villacorta, titular de la Fiscalía de Trata de Personas de Tumbes.

El Gobierno de Perú dispuso el cierre de fronteras desde el pasado 16 de marzo para evitar contagios de covid-19. Sin embargo, los traficantes encontraron una ruta para ingresar al país de manera irregular.

Tanto la fiscalía como la policía han detectado este camino. Primero, cruzan el Canal Internacional, que divide al Perú y Ecuador. Lo hacen a través de unos puentes artesanales hechos a base de maderas y, a veces, incluso con material resistente como piedras y cemento.

Una vez en Tumbes, las familias venezolanas, muchas de ellas con menores de edad, emprenden una caminata por la carretera con dirección al sur. Algunas ingresan a la ciudad de Tumbes, otras caminan por horas hasta Punta Sal. Ahí otros mototaxis los llevan por una trocha que pasa por detrás del control migratorio de Carpitas.

Deja un comentario