24 MIL HABITANTES DE LA ZONA NORTE DE CABIMAS SEDIENTOS EN ESPERA DE LA PUESTA EN FUNCIONAMIENTO DE LA ESTACIÓN LA MISIÓN

Se fue el año  2020 y los 24 mil habitantes de la zona norte de Cabimas siguen sedientos  esperando la puesta en funcionamiento de la Estación de bombeo de aguas blanca “La Misión” ubicada en la carretera F, barrio Francisco de Miranda  de la parroquia Germán Ríos Linares.  

Han transcurrido 10  meses desde que se anunció la recuperación de la estación de Hidrolago y los vecinos de Francisco de Miranda, Don Bosco, Los Olivos, Las Malvinas, Amparo, Amparito, El Golfito, Miramar, La Misión y parte de Bello Monte se mantienen a la esperan de su puesta en funcionamiento para poner fin a tantos  años de desidia y de sed que ha caracterizado  a la zona norte  de Cabimas, como lo manifestó José Díaz, dirigente vecinal y miembro del  Comité Pro Defensa de los Servicios Públicos en Cabimas.

José Díaz, dirigente vecinal y miembro del  Comité Pro Defensa de los Servicios Públicos en Cabimas. DIGIFOTO/Miriam Zambrano

Para los habitantes de la zona norte de Cabimas, el problema del abastecimiento del agua tiene varios años, pero con la puesta en funcionamiento nuevamente de esta estación de bombeo se le podrá dar atención a 24 mil habitantes de esta comunidad, quienes en el mes de enero del 2020 solicitaron a la autoridad municipal y a la gerencia de Hidrolago la intervención inmediata  de dicha área para su recuperación.

DIGIFOTO/Miriam Zambrano

Ante la necesidad evidente que presentan los habitantes de la zona norte de Cabimas, el alcalde Pedro Duarte se comprometió en el mes de febrero iniciar el rescate de estas instalaciones y que para el mes de junio a más tardar, la misma sería puesta en funcionamiento, culminó el 2020 y los vecinos siguen a la espera

José Díaz, habitante del barrio Francisco de Miranda I, manifestó que lo único que se ha hecho hasta el momento  ha sido la limpieza y corte de la maleza. El área está totalmente a la deriva y sin vigilancia a ninguna hora del día.

Tan solo el corte de la maleza, pero el área está sin vigilancia. Digifoto/Miriam Zambrano

Deja un comentario