Cabimenses rinden tributo a San Benito de Palermo desde sus casas

Este 27 de diciembre, la pandemia del coronavirus no supuso un impedimento para que los cabimenses honraran el día de su patrono San Benito.

Desde sus casas, la típica repercusión de los tambores se reproducía desde sus equipos sonido, de sus radios y de sus pechos en una expresión de devoción aún sin la tradicional procesión del santo.

«Yo no faltaba a ningún día de San Benito», aseguró Carlos Villalobos, habitante del sector Los Laureles. «Lamentablemente no se pudo hacer nada, pero el año que viene caminaremos con el negro llueve o truene», afirmó el devoto que se encontraba en el Casco Central de Cabimas, Zulia.

Mientras en la casa de «El Niño», antiguo y fallecido líder de un grupo de chimbángueles de Tierra Negra, la figura de San Benito continúa en su altar siendo venerado por quiénes recuerdan el son de los tambores que la casa solía reproducir.

“Todos los años, sin falta, El Niño traía la figura de San Benito a su casa y la calle se llenaba de bailes, cantos y felicidad», aseguran los vecinos de la calle Libertad. «Luego de su muerte la tradición se fue perdiendo, pero el santo sigue en su porche y siempre recibe flores en su honor».

El llamado de la Diócesis de Cabimas de este año fue permanecer en casa y resguardarse de la Covid-19, pero los feligreses mantienen la fe en celebrar el próximo 27 de diciembre con el doble de emoción y algarabía la bajada del santo negro.

Deja un comentario