Es de Ciudad Ojeda. Ella sobrevive con mucho esmero en Río Hacha-Colombia

Es la historia de muchos venezolanos en el extranjero, buscan la manera de subsistir como migrante, y en Colombia son decenas de casos, uno de ellos es el de Mayra Alejandra Fuenmayor.

Ella es de Ciudad Ojeda, estado Zulia, estudio en el Nocturno de Ciudad Ojeda, está concentrada en la lucha para ayudar a crecer a sus nietos, su mayor fuente de motivación.

Pero Mayra Alejandra tiene una dificultad extra, ella es sorda, y eso le complica un poco más las cosas, y se suma al hecho de ser un venezolano en Colombia, lo cual hace un poco más cuesta arriba obtener un empleo formal.

El diario La Guajira Hoy reseña la historia de Mayra, que se radicó en Río Hacha y estima que no ha sido fácil, pero no quiere que le regalan el dinero.

Ella cada mañana va a una agencia de giros, y tiene una forma muy dinámica de asistir al local comercial.

Cada día, llega, con todas las medidas de bioseguridad, y ordena a la gente, les aplica alcohol e insta a las visitas a utilizar de forma adecuada el tapaboca.

Aunque es una actividad categorizada como “informal” es hasta ahora la forma de ganarse la vida para Mayra. Además, pertenece a la Asociación de Sordos Mudos de Río Hacha.

Ella perdió la audición cuando a los 23 años dio a luz a su hija, pero ha tenido que luchar para seguir adelante. A sus 42 años tiene dos nietos por quienes lucha todos los días.

Todos los días es la rutina: ordena, desinfecta, preserva el uso del tapaboca solo con una condición: que lean la nota de colaboración en donde pide una pequeña colaboración.

Poco a poco se ganó la confianza de la administradora del local comercial, y ya le permite estar dentro.

Agradece toda la ayuda que ha tenido de muchas personas en el vecino país, y pese a que no son las mejores condiciones, se siente muy agradecida con Dios por permitir sobrevivir cada día al lado de su familia.

La Guajira Hoy/Primera Edición

Deja un comentario