Only Fans: el auge en el mercado del contenido erótico

Durante el 2020 se popularizó un término en internet que tomó un gran auge y así se convirtió en una de las plataformas que tuvo mucho crecimiento: Only Fans

Esta plataforma de contenido online se transformó en una fuente de ingreso para muchas personas -sobre todo mujeres- que vieron la posibilidad de capitalizar con la venta de fotos y videos eróticos las pérdidas económicas que causó el parón pandémico.

OnlyFans al parecer ya superó los 100 millones de usuarios registrados. El portal web en el que cualquier usuario puede comercializar sus contenidos -generalmente, eróticos y para adultos- y cobrar a quienes se suscriban a ellos una pequeña cantidad mensual y obtener propinas económicas por contenidos premium, ha experimentado un importante crecimiento este año, convirtiéndose en todo un boom social.

La plataforma como tal existe desde 2016 y a diferencia de lo que pueden pensar muchos no fue creada para albergar contenido para adultos. Por el contrario, su target original estaba dirigido a creadores de contenido como youtubers o influenciadores que desearan ofrecer un contenido Premium por medio del modelo de pago por suscripción, algo que desde tres años antes venían haciendo otras plataformas como Patreon.

Pero precisamente ese “acceso exclusivo” al contenido, el control que se tiene sobre la interacciones y la ‘libertad’ de subir lo que se quiera sin la censura propia de redes más comunes como Facebook, Instagram, TikTok o Twitter, fueron parte del atractivo para que se comenzara a cargar de pornografía y contenido erótico, haciendo que hoy en día sea la principal oferta de la plataforma.

Crear una cuenta de OnlyFans es bastante fácil, solo toma abrir un perfil y configurarlo para que sea de contenido gratuito o pago. En sus políticas de uso la plataforma solo permite creadores de contenido de más de 18 años, aunque esto no siempre se cumple pues los controles son pocos.

Para acceder al contenido pago hay establecidos unos montos de mínimos y máximos. El precio mínimo por una subscripción es de $4,99 dólares al mes, mientras que el precio máximo es de $49.99 dólares al mes.

A partir de allí los creadores de contenido pueden generar interacciones personalizadas en las que vendan fotos, videos, u otro tipo de contenido más exclusivo por el que se cobra a partir de los $5 dólares y hasta hace poco no tenía un tope definido, llegando a cobrar por una sola foto, en casos documentados, hasta $200 dólares o incluso más.

También a otras formas de hacer dinero, como acceder a sugerencias pagas, es decir, que un fan pague por una pose especial, un fetiche, o un video haciendo algo específico. O los mensajes privados, salas de chats, streamings, y demás interacciones. Todo puede tener un costo adicional y puede que alguien esté dispuesto a pagarlo.

Una advertencia que hace la misma plataforma cuando, recordándole a los creadores que “su pronóstico de ganancias realmente depende de la calidad y cantidad del contenido que carga. Cuanto más publique, más incentivo habrá para que sus fans se suscriban (y permanezcan suscritos) a su perfil”.

Muchas jóvenes terminan atraídas por la idea de ganar dinero vendiendo fotos y videos desnudas sin medir las consecuencias que subir ese tipo de contenido a internet puede traer.

Infobae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s