Autoridades descubren cómo se estaba comercializando carne podrida en Colombia

La Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) en una operación liderada por la Dirección de Impuesto y Aduanas Nacionales (Dian) y la Fiscalía General de la Nación, puso al descubierto una organización delincuencial que desde el vecino país de Venezuela ingresaban de manera ilegal carne bovina para ser distribuida en el área metropolitana de Cúcuta. En la investigación adelantada por la Policía Judicial de la Polfa, quedó en evidencia que gran cantidad de la carne que se distribuía estaba en descomposición, sin importar las posibles afectaciones a la salud de las personas que la consumían.

Tras una investigación de varios meses realizada por uniformados de la Polfa en la frontera, se logró desvertebrar una organización delincuencial conformada por seis personas, que por pasos ilegales introducían a territorio colombiano gran cantidad de carne de reces sacrificadas en territorio venezolano.

En los allanamientos realizados por la Polfa y la Fiscalía General de la Nación, se evidenció carne en descomposición no apta para el consumo humano y que era distribuida en algunas carnicerías del centro de la capital nortesantandareana. Así quedó al descubierto en las interceptaciones telefónicas a integrantes de esta organización.

Los investigadores lograron establecer que la carne bovina de contrabando que era adquirida por la organización delincuencial procedía de los Estados San Antonio del Táchira y Ureña, del vecino país, y era transportada en baldes y bolsas sin ningún tipo de medida sanitaria ni cadena de frío. Durante la investigación se pudo calcular que mensualmente estos delincuentes ingresaban cerca de 32 mil kilos de carne despostada que posteriormente era distribuida en diferentes centros de acopio y durante un año habrían ingresado a Cúcuta más de 384 toneladas de cárnicos.

En las indagaciones se trazó la ruta que tomaban los integrantes de la banda delincuencial para traer a territorio colombiano la carne de contrabando, desde estos dos estados venezolanos era trasportada hasta el sector conocido como el corregimiento de “Juan Frío” para luego entrar a Norte de Santander por el municipio de Villa del Rosario y desde allí al suroriente de Cúcuta.

También se pudo determinar que al pasar la frontera, en horas de la madrugada, los cárnicos eran llevados en taxis y alertados por los llamados “moscos” con el fin de evitar despertar sospechas en las autoridades y con el propósito de burlar los controles policiales para posteriormente ser almacenada en residencias y bodegas de la ciudad.

Semana

Deja un comentario