En la Concepción. Gasolina artesanal se convierte en una opción por la urgencia

Los venezolanos, en la búsqueda del “oro” requerido para los autos, después de meses de escasez, han comenzado a robar crudo de campos inactivos propiedad de la estatal Petróleos de Venezuela y a destilar gasolina casera, según dos trabajadores de PDVSA y media docena de personas familiarizadas con la práctica.

La cantidad de crudo robado es una pequeña fracción de la producción de Venezuela, pero la actividad es una muestra de la crisis de la petrolera estatal PDVSA, que ya no puede abastecer de combustible a la población del país.

La alguna vez formidable red de refinación de 1,3 millones de barriles por día (bpd) de Venezuela se ha derrumbado, las instalaciones de refinación y petróleo tienen poca seguridad o mantenimiento y la empresa no puede retener trabajadores calificados a medida que se erosiona el valor de los salarios.

La cadena de suministro de la llamada “gasolina artesanal” comienza en campos petroleros como La Concepción, en el occidental estado de Zulia, que producía hace 15 años más de 12.000 barriles de crudo liviano de alto valor.

El campo ha estado inactivo durante dos años por el deterioro de PDVSA, que alguna vez fue una de las 10 principales compañías petroleras del mundo por producción de crudo y un importante exportador.

Ahora sobresalen pequeños tubos de los agujeros perforados en las tuberías que se construyeron para transportar el crudo de La Concepción a los tanques de almacenamiento y las instalaciones de exportación.

Los tubos llevan el petróleo a rudimentarias refinerías en patios traseros de un pueblo cercano, según Danny, un trabajador de PDVSA que pidió ser identificado sólo por su nombre de pila.

Los empleados de PDVSA, que ganan solo unos pocos dólares por mes, aceptan pequeños sobornos para hacer la vista gorda ante el robo, dijo Danny.

Las fuerzas de seguridad apenas se molestan en proteger las instalaciones inactivas, un patrón que se repite en toda Venezuela, donde el robo de equipos de los campos petroleros se ha vuelto común durante el colapso económico del país, que ya lleva seis años.

“Obviamente la gente se está robando el petróleo, que es su única riqueza para solucionar sus problemas”, dijo Danny.

Actividades similares han sido comunes durante mucho tiempo en Nigeria, donde decenas de refinerías ilegales procesan crudo robado de oleoductos. En otros países latinoamericanos productores de petróleo, como México y Brasil, es común que las bandas criminales roben combustible de los oleoductos que salen de las refinerías, en lugar de tomar la materia prima.

Jorge León, un ingeniero especializado en seguridad industrial para la industria petrolera, dijo que el fluido que extraen las refinerías improvisadas es químicamente volátil y carece de los aditivos que normalmente se agregan a la gasolina para garantizar la seguridad de los motores de los automóviles.

“Es muy volátil y sin aditivos es más peligroso todavía. No solo pueden dañar los motores, sino que pueden ocasionar explosiones de vehículos”, dijo León.

La gasolina artesanal que Jaime compró a “El Flaco” no resultó ser una solución viable. “La camioneta anduvo bien un par de días, pero al tercero, comenzó a hacer como disparos en el motor y no prendió mas. Se me dañó el motor”, agregó.

Mariela Nava en Maracaibo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s