#26-Oct. Por segunda vez restos de José Gregorio Hernández serán exhumados

José Gregorio Hernández ya había sido exhumado y trasladado en 1975, para proteger sus restos. Esta segunda exhumación responde a requisitos para su beatificación.

Es un requisito previo a la ceremonia de beatificación, en el que se verifica la condición de los restos para extraer las reliquias que serán enviadas al Vaticano, distribuir en las diócesis de Venezuela y otros países donde sean creados santuarios y parroquias con su nombre.

El fallecimiento del doctor José Gregorio Hernández ocurrió el 29 de julio de 1919. Su cabeza impactó contra el borde de una acera al caer luego de ser atropellado por uno de los “pocos” vehículos que para esa fecha circulaban en la capital de Venezuela. Al día siguiente, el 30 de junio, fue enterrado en el Cementerio General del Sur, en Caracas, donde permaneció hasta el 23 de octubre de 1975, cuando recibe una primera exhumación para proteger sus restos, en virtud del proceso de beatificación solicitado desde 1949.

Con las experticias de los científicos que participaron en esa primera exhumación, sus restos fueron trasladados al lugar donde estaba el bautisterio de la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, en el centro de Caracas. Allí permanecen desde entonces, pero la iglesia debe cumplir nuevamente con la exhumación, luego de ser declarado beato por el Papa Francisco, el 19 de junio de este año. La ceremonia será el 26 de octubre, justamente en el 156 aniversario de su nacimiento en Isnotú (Trujillo), en el año 1864.  

Ante este nuevo procedimiento, el cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, administrador apostólico de Caracas, aclaró muchas preguntas que se generan entre los devotos, al anunciar que se trata de un requisito del Vaticano previo a la ceremonia de beatificación, la cual ratificó, será en el primer trimestre de 2021, “si las circunstancias nos lo permiten”. Tomando en cuenta una nota de prensa arquidiocesana, y la consulta de biógrafos del “Médico de los pobres”, se responden algunas de estas interrogantes.

“Exhumar los restos, es un requisito exigido por el Vaticano, para constatar si allí están las osamentas del futuro beato, y verificar si todo coincide con el acta que se redactó tras la exhumación del año 1975, cuando sus restos fueron trasladados del Cementerio General Sur, hasta la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, donde reposan actualmente”, explica Porras en una nota de prensa de la Arquidiócesis de Caracas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s