Oposición se fractura tras la “tercera vía” de Capriles

Las cosas van de mal en peor para los adversarios de Nicolás Maduro. A las desavenencias que ya se habían hecho públicas, la semana pasada, entre la oposición mayoritaria y el ala más radical, ante la imposibilidad de unir criterios en cuanto a la ruta para concretar el cambio de gobierno, se sumó, esta semana, la aparición en escena del exgobernador Henrique Capriles, con un tercer camino que apuesta por el diálogo y la vía electoral.

El retorno de Capriles, el ‘flaco’, que se enfrentó en elecciones presidenciales a Hugo Chávez y a Nicolás Maduro, y en ambas oportunidades estuvo cerca de ganar, fue aún más polémico que la discusión en Twitter entre la líder del sector más extremo de la oposición, María Corina Machado, y el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Primero se rumoró, y luego se confirmó, que Capriles había trabajado en silencio para conseguir el indulto concedido el lunes a 110 perseguidos y presos políticos, y que para ello incluso había conversado con el canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, aliado clave en el apoyo internacional al gobierno venezolano.

Las redes volvieron a servir de tribuna, esta vez para el enfrentamiento entre el bando de Guaidó, que acusó a Capriles de llevar adelante “negociaciones inconsultas” y a “título personal”, y el exgobernador, quien manifestó estar satisfecho por el nada minúsculo logro que había alcanzado con sus “gestiones personales” para el indulto.

Así, no parece descabellado que el politólogo Benigno Alarcón considere que este podría ser “el peor cisma de la oposición venezolana en los últimos 20 años”, y que los adversarios de Maduro, como grupo, atraviesan el que podría ser uno de sus “peores momentos”.

“(La fragmentación) venía de desacuerdos previos, pero se acentúa ante la inminencia del acto electoral y de una serie de condiciones que, de alguna manera, algunos calculan como la oportunidad para el resurgimiento de algunos liderazgos”, acotó Alarcón.

Y no es casualidad que suceda a tres meses de que se celebren las polémicas elecciones parlamentarias, que los bandos de Machado y Guaidó anunciaron boicotear

¿Intervención militar?

Machado ha propuesto, en cambio, una polémica “Operación de Paz y Estabilización”, con apoyo del exterior, algo que se interpreta como una intervención militar en la que estarían involucrados lo que la líder de Vente Venezuela llamó los “aliados”, incluyendo, por supuesto, a Estados Unidos, una apuesta que ya ha sido descartada por el Grupo de Lima y que no parece tener muy en cuenta la cercanía de las elecciones en el país del norte y la posibilidad de que Trump sea derrotado, lo que significaría un revolcón en las relaciones entre Washington y la región y, por supuesto, un muy posible cambio de tercio en el tema venezolano.

La propuesta de Guaidó sigue aún en discusión, pero podría contemplar movilizaciones y la realización de un plebiscito para consultarle a la ciudadanía cómo salir del régimen.

Pero lo de Capriles va más allá. Su idea, según un informe de la agencia Bloomberg, es llevar al gobierno a aceptar el aplazamiento de las elecciones para que no se realicen el 6 de diciembre, sino en el 2021, y así darle tiempo a una misión electoral seria para que se encargue de la observación de los comicios con mínimo seis meses de anticipación.

María Corina Machado

Para Machado, quienes plantean participar en las elecciones “le hacen el juego a la tiranía” y son los que le están haciendo “el daño mayor a Guaidó”

Maduro necesita que la comunidad internacional legitime esas elecciones, y en ese sentido ya ha cedido en lo de la observación internacional e invitó a la Unión Europea y a la ONU. Pero es difícil que ceda en lo de la fecha.

De momento, reporta Bloomberg, las conversaciones están estancadas, según cinco fuentes consultadas en Caracas, porque Maduro cree que hacerlas el año entrante violaría la Constitución, pero en el fondo se sabe que una misión de observación no se improvisa en tres meses y que cuestionaría muchos de los movimientos previos del gobierno, como la conformación del árbitro electoral y la intervención en las directivas de los partidos opositores.

Esa tercera vía que propone Capriles parece, en principio, tener el apoyo de la UE, que aunque no reconoce a Maduro y apoya las sanciones, ha impulsado la ruta del diálogo, diferente a la del Grupo de Lima y Washington, que se han ido por el ‘cerco diplomático’ y el aislamiento.

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, dijo esta semana que la liberación de los prisioneros fue un paso hacia “elecciones libres, inclusivas y transparentes”, lo que se interpretó en Caracas como un espaldarazo tácito a Capriles, lo cual para algunos confirma que en Bruselas ven la vía de Guaidó agotada o, al menos, empantanada:

La liberación de los prisioneros fue un paso hacia elecciones libres, inclusivas y transparentes.

“La Unión Europea y Capriles creen que la estrategia de Guaidó y EE. UU. para un cambio de gobierno repentino no ha funcionado”, confirmó el analista venezolano Mariano de Alba, con sede en Washington.

Sin un aplazamiento, los observadores de la UE no tendrían el mínimo de seis meses que necesitan para prepararse para el evento. Por esto, los negociadores de la oposición quieren hacer todo lo posible para involucrar a la UE con el fin de garantizar que la votación sea justa.

En particular el grupo liderado por Capriles se está acercando a los Estados miembros de la UE para preguntarles si supervisarían la votación por separado, dijeron las fuentes a Bloomberg.

Y mientras la oposición se tambalea y exhibe sus fracturas, el gobierno da pasos firmes hacia unos comicios para los que, primero, según el analista Félix Seijas, “aseguró que la elección la iba a ganar” con las intervenciones de los partidos, y ahora, que sabe que es “un juego ganado”, empieza a “ceder en condiciones” para conseguir el reconocimiento de la comunidad internacional.

Especialistas y opositores consultados por este diario consideran que el rgobierno puede seguir cediendo en algunas de las reivindicaciones de la oposición, así como en garantías electorales, en aras de lograr el anhelado reconocimiento.

Las suyas son prácticas que, según Alarcón, son comunes en el repertorio de las autocracias electorales, como el clientelismo competitivo electoral, que consiste en generar incentivos para que actores distintos al partido de gobierno terminen compitiendo por unos espacios para seguir desafiando al Gobierno.

“Estos mecanismos lo que logran, como lo logró Chávez en sus primeros años, es mantener a la oposición muy dividida”, insistió Alarcón, quien refirió que quienes harán el rol de oposición en esta elección, tras la negativa a participar de la oposición mayoritaria, serán partidos minoritarios que no irán bajo una fórmula unitaria, con lo que competirán unos contra otros.

“Permite al Gobierno garantizarse el éxito electoral (…) porque en cualquier circuito habrá 5 o 10 candidatos (opositores) disputándose una curul, mientras el Gobierno estará llevando a uno solo”, acotó el especialista venezolano.

Estos mecanismos lo que logran, como lo logró Chávez en sus primeros años, es mantener a la oposición muy dividida.

¿Abstención del 60 por ciento?

Tras el anuncio conjunto de que la oposición mayoritaria no participaría en estos comicios, la firma Delphos estimó que la abstención el 6 de diciembre estaría por el orden del 60 por ciento.

Para Alarcón, la movida de figuras como Capriles podría disminuir esa abstención en máximo cuatro puntos.

Seijas explicó a este diario que, efectivamente, podría aumentar la participación, pero que va a depender de las garantías que logren rescatarse, del plan comunicacional que se haga para promover la participación y de la ruta alternativa que anuncie el bando de Guaidó.

“Dependiendo de qué tanta pegada tenga esa propuesta también afectaría a la contraparte, que es la participación en elecciones. Porque no son compatibles. Al debilitarse una, se fortalece la otra. Ahí va a haber una pugna”, acotó Seijas, quien destacó que, sin embargo, aún se trata de especulaciones.

En cualquier caso, sin embargo, se espera que el oficialismo gane el Parlamento. Organizaciones como Súmate prevén, en distintos escenarios, que el régimen conseguirá dos tercios de las curules, con lo que tendría mayoría calificada. Así el régimen recuperará el control sobre todos los poderes, y lo haría, posiblemente, con el reconocimiento de parte de la comunidad internacional.

Con ello, según su plan, no solo eliminaría a Guaidó y su gobierno interino, que, según la interpretación de un artículo constitucional, depende de su cargo como presidente del Parlamento.

Una encrucijada que deja claro que Venezuela está, hoy, muy lejos de un proceso de transición democrática.

NAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s