Ante la crisis económica. Cabimenses sobreviven a fuerza de “tetas o teticas”

Originalmente las llamadas “Tetas ó Teticas” eran de juegos de cualquier fruta que al congelarlas, se convertían en helados artesanales que por su forma puntiaguda y de seno, recibieron a través del peculiar dialecto maracucho , el nombre de “Tetas”. Pero al pasar del tiempo y ante la crisis económica, ahora las tetas son de cualquier tipo de alimento que a menor costo y cantidad ayudan a los Cabimenses a resolver la “papa o comida del día”.

Desde que comenzó la cuarentena social el poder adquisitivo del Cabimense ha disminuido a niveles inimaginables, al punto de que una familia de cuatro miembros no puede alimentarse con el sueldo mínimo o la pensión; teniendo que recurrir a la compra de productos al menudeo conocida en la Costa Oriental del Lago como “Tetas o Teticas”.

Las amas de casa en Cabimas en su afán de garantizar la comida de su familia, se han visto en la necesidad primero de hacer compras diarias y segundo de tallado a través de las ya famosas teticas, como lo dio a conocer Luisa de Medina una ama de casa de 45 años y tres hijos.

Luisa explica que alimentar a la familia se ha vuelto cuesta arriba, “yo para medio estirar la poca plata que ingresa a la casa, proveniente de la pensión de mi esposo, lo que puede mi hijo mayor transferirme desde Colombia y lo que se rebusca mi segundo hijo, la uso para comprar tetas para medio comer”.

Asegura que ya dejó de ir a los supermercado o los conocidos “chinitos” y; volvió a comprar en las tiendas del barrio o las llamadas mesitas, “pues ahí venden las tetas de aceite, azúcar,harina precocida, harina de trigo, café, arroz, sal, queso rallado, mortadela, suero y hasta plátanos y chorizos por unidad”.



Señala que ya están vendiendo hasta “teticas de carne”, sobre todo molida que es la que rinde un poquito más y sirve para hacer la salsa para pasta o un guisito con papa y zanahoria.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es teta-carne.jpg

Luisa asegura estar preocupada, pues sabe que su familia no consume las calorías, vitaminas y nutrientes que realmente necesita un ser humano para su desarrollo físico y mental,  pues esas teticas en la mayoría de los casos no pesan ni 250 gramos; “pero por ahorita permiten que mi familia subsista”.

Igual situación vive a diario Freddy Huerta, un joven de 22 años que ya tiene un hijo de un año y esta sin trabajo; “la maraña que logro hacer no me alcanza para mantener a mi mujer y mi niño; ya que  solo comprando una tetica de leche ó ½ litro de leche de vaca, un pañal, medio paquete de harina precocida y 100 bolívares de queso, se me va lo que puedo ganar en uno o dos días, realmente no me da para más nada“.

Hurtado manifiesta que estaba trabajando en Colombia y al menos su familia comia, pero a raíz del covid-19 no pudo regresarse “y me toco vivir este calvario donde no hay ni trabajo ni comida, esperó solo un chance para irme antes que los míos se mueran de hambre”.

Cabe destacar, que a diario residentes de muchos sectores de Cabimas denuncian que no reciben con regularidad las cajas o bolsas Clap; que aunque no traen muchos productos al menos podrían ayudar en algo a sobrellevar la crítica situación económica que viven. Asimismo expresan que ya la alcaldía ni ningún ente gubernamental se ocupa de ofrecer los mercados populares y ventas de verduras, programas que deberían ser retomados para beneficio del colectivo más en estos tiempos de pandemia donde los ingresos han mermado mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s