Jubilados y activos de la industria petrolera salieron nuevamente a la calle

 

Desafiando la cuarentena social y a las autoridades castrense, hoy  martes 28 de julio,  los trabajadores activos, jubilados, pensionados y sobrevivientes de la industria petrolera,  salieron nuevamente a la calle de manera pacífica para manifestar y solicitar la restitución de sus derechos laborales, para exigir un aumento salarial a los 6 dólares mensuales que devengan actualmente.

A las 7 de la mañana una significativa representación de los trabajadores jubilados y activos de Pdvsa y  agrupados en diferentes organizaciones se concentraron en el Monumento El Barroso de la parroquia La Rosa,  donde fueron movilizados por los efectivos de la Guardia Nacional, sin embargo prosiguieran su caminata hasta el Monumento al Trabajador Petrolero en el sector Nuevo Juan en la parroquia Carmen Herrera, donde algunos dirigentes hicieron uso de la palabra para denunciar la situación en la cual se encuentran

Resaltaron, que este tipo de actividad  que están  haciendo en todo el país va a continuar hasta que sean restituidos todos los derechos de los trabajadores, “porque no nos resignamos a vivir en la miseria ni a vivir como cobardes”.

IMG-20200728-WA0010

Por lo que a través de esta concentración de carácter nacional se le exige al gobierno nacional, al presidente de Pdvsa a que asuman su responsabilidad ante los trabajadores que hoy están indefensos en sus derechos contractuales, devengando un salario de miseria, sin ayuda médica, sin insumos en las clínicas, sin asistencia funeraria, por culpa de políticas nefastas  e equivocadas que han destruido a la principal industria del país y al resto de los sectores económicos de la nación.

Igualmente, los trabajadores solicitan que se extienda a toda la industria el pago de un bono de alimentación por 150 dólares mensuales que el presidente de Pdvsa, Asdrúbal Chávez, aprobó para los empleados de PDV Marina.

Manuel López, directivo regional de AJIP manifestó que esta protesta se hizo a nivel nacional en contra de PDVSA y del gobierno reclamando y exigiéndoles que les  cancelen los gananciales del Fondo de Pensiones  producidos por su dinero en las inversiones que esta hechas en un 90% en dólares y que no paga desde el 2015.

Resaltó, que de manera inconsulta la empresa partir del año 2018 tomó un capital del Fondo de Pensiones para convertirlos en  papeles de la deuda pública de PDVSA de manera inconsulta. “Pero no se justifica que  la empresa les pague  a los que adquirieron esos bonos y nosotros que somos los dueños del capital no nos cancelan nada”.

Al  unísono los trabajadores manifiestan que no les no le está  pidiendo nada al gobierno ni a PDVSA, “nosotros le estamos exigiendo nuestro dinero que a través de los años de servicios aportamos al Fondo de Pensión para tener una vejez digna y no paupérrima como a la que nos ha llevado este gobierno”.

El grupo de manifestantes exigen que  se les  restituya el seguro Sicoprosa, con el cual no están contando pero si se los están descontando de sus pagos. Igualmente que sean dotadas y equipadas los clínicas propias y externas, que le restituyan el pago del dinero que gastan en medicinas, consultas, exámenes médicos, intervenciones quirúrgicas  que lo siguen descontando pero no contamos con él, la atención medica integral en las clínicas propias y externa, dotación de medicamentos, pago del dinero gastado  en medicinas, consultas y operaciones, pago inmediato de los intereses del pagare que se firmó el 29 de mayo, que son 35 dólares por mes.

Los manifestantes también hicieron  mención de solicitar la derogación inmediata del memorándum 2792, lo que ha llevado a los activos, jubilados y sobrevivientes de todos los sectores laborales se vean afectados con la eliminación de la Contratación Colectiva.

Recordaron que el documento vino a condensar la política que ya el gobierno nacional, en su propia condición de patrono, había empezado a llevar a lo largo del sector público de la economía después del 20 de agosto del 2018: el incumplimiento generalizado de cláusulas (bonos, primas, escalas, etc.) de los contratos y actas convenios, con la imposición del “Instructivo” y las nuevas tablas salariales, bautizadas correctamente por los trabajadores como “tablas de hambre”. El infame Memorando 2792 le da cobertura “legal” a esto y lo extiende al conjunto de la economía nacional, para beneplácito del capital privado.

 

 

 

Deja un comentario