En Hospital de Valmore Rodríguez. Médicos denuncian que no existen condiciones para atender a pacientes de COVID -19

 

Personal de la Salud del municipio Valmore Rodríguez  denuncian que en el principal centro asistencial de la localidad como es el Hospital tipo I Dr. Darío Suarez Ocando, no existe un buen manejo del control epidemiológico y prevención de la pandemia COVID -19, la falta de interés para enfrentar esta grave pandemia es abrumadora y no tienen capacidad para generar una verdadera solución al pueblo valmorense.

“Ante esta triste realidad los habitantes del municipio de la COL se ven  obligados  a acudir a instituciones privadas de salud a «suplicar» atención médica, ya que en el CDI y hospital centinela de la jurisdicción, se les niega la atención”, señalan los galenos.

Los médicos bajo el anonimato   por temor  represalias administrativas o de otro tipo denuncian  que toda esta situación ocurre por el  decadente manejo de la pandemia por parte de las autoridades municipales y de quienes tienen bajo su responsabilidad las direcciones de los centros de salud pública, decretados como hospitales centinelas, así como del CDI, quienes  hacen que cada día el creciente número de casos se agudice, con la excusa de que el personal de salud no atiende pacientes con sintomatología respiratoria.

También destacan, “que en estos centros de salud no hay pruebas rápidas, no tienen como hospitalizar pacientes ni están atendiendo casos sospechosos de COVID-19, dejando así al pueblo valmorense a la buena de Dios. Es una falta de respeto por parte de dichas autoridades del sector salud”.

Igualmente denuncian, “que los escasos Insumos y EPP (equipos de Protección Personal) es manejado por un pequeño grupo corrupto que conforma la Alcaldía y representantes de las instituciones centinelas, vendiendo dichos insumos y EPP en divisas para su beneficio”.

Por otra parte, las condiciones en las que mantienen a los contagiados en dichas instituciones son inhumanas, teniéndolos en el área residencial del hospital Dr. Darío Suarez Ocando, que cuenta con solo 3 cuartos, son aisladas hasta 14 personas en un mismo cuarto, sin agua, sin comida, compartiendo un solo baño para todos los que allí se encuentran, y no tomando en cuenta que el hacinamiento podría empeorar la situación de salud de cada uno de los pacientes, plantearon los galenos.

“Como médicos de esta entidad hicimos valer nuestro Juramento Hipocrático y por lo tanto, estamos en la obligación de atender a todos los enfermos en la medida de nuestras capacidades y de nuestro juicio, garantizando la salud y la vida del enfermo. Confiamos en que, primeramente Dios, tome el control de la situación de nuestro municipio y de Venezuela para que nos permita poner todas estas irregularidades en manos competentes y así garantizar el derecho y calidad de vida a las personas de nuestro municipio”.

 

Deja un comentario