Así era la Col. Dispensario Creole de Cabimas: Excelencia en atención a trabajadores petroleros y familiares

El servicio médico de la empresa petrolera en Cabimas era atendido desde el Dispensario CREOLE llamado así por los trabajadores. En la medida que fue creciendo surgió la necesidad y se construyo un nuevo anexo mucho más grande, las paredes estaban en losadas con cerámicas verde agua, el piso era de granito blanco, techo cubierto con cielo razo de láminas de yeso blanco y sillas para los pacientes en espera, eran de madera color caoba; los pacientes eran llamados por alta voz instalados en los pasillos, un ambiente higiénico y muy frio por los aires acondicionados instalados.

Por consiguiente se procedió a contratar más médicos y enfermeras para la atención de los trabajadores y sus familiares. Aun existen relatos de personas que llegaron a gozar de este servicio, recuerdan el olor fuerte a alcohol, el ruido de las bandejas estériles de acero cromado, las inyectadoras o jeringas de vidrio, el llanto de los niños que asistían a las consultas, se atendían muchos tipos de casos en las áreas de emergencias, sala de heridos, radiografías, módulos de consulta, servicios de emisión de certificados de salud para las domésticas de las casas de campo; esto era un requisito indispensable para trabajar, a pesar de que estas no trabajaban directamente para las petroleras esto era cubierto y pagado por el trabajador que las contrataba.

En la Clínica Creole fueron atendidos síntomas de gripa, fiebres,convulsiones, fractura de huesos,primeros auxilios por accidentes, mordeduras de serpientes generadas a trabajadores que explotaban la selva fértil, hasta se llegaron atender casos de trabajadores extranjeros por heridas de balas en caserías.

Hasta el año 1966 posiblemente, existió la atención a domicilio de algunos casos por parte del personal de enfermeria, la crónica registra el servicio deDoña Evalina Bolaños de Pernía enfermera CREOLE la cual atendía partos por casa, este servicio para la época era permitido por los médicos.

La nueva sede de la clínica donde funciona en la Salina comenzó atención en el año 1992, mucho más grande moderna con tecnología biomédica de punta, fue bautizada con el nombre de Gustavo Quintini. Todas las clínicas o llamados dispensarios solo funcionaban como ambulatorios. Se recuerdan nombres y funcionarios de una pequeña parte del personal como Annis pediatra, Oslando Mendez médico gerente, Catalina de Arriaga tramites de hospitalización ella se encargaba de referir a los pacientes al Centro Médico,José Gregorio Hernández o Coromoto en Maracaibo, Tulio en radiografia, Zerpa Leonor en records o historias entre otros.

Crónicas de Cabimas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s