MUSEO ITINERANTE  DE SAN BENITO. 20 AÑOS DE HISTORIAS, CULTURA Y TRADICIONES

Hace 20 años, precisamente un 27 de junio del 2000 nació el Museo Itinerante de San Benito, con la misión de contribuir a la promoción, preservación, difusión, estudio y desarrollo de la cultura afrozuliana, resguardando el patrimonio tangible e intangible  que constituye la memoria del chimbanguele y el culto a Sanbenitero, que se da en el Zulia, algunos pueblos de Mérida y otras regiones del país.

Régulo Rincón, director del Museo Itinerante, único en el país, refiere que la idea nació de una propuesta del investigador y cultor zuliano, Juan de Dios Martínez, como exposición itinerante que recorre las comunidades  zulianas donde se festeja a San Benito.

REGULO

Ese recorrido se inició en Cabimas con 13 obras, en la actualidad son más de 350 que se han paseado por  todo el territorio nacional. Su función se mantiene de manera activa llevando esta exposición a diferentes centros culturales  y fuera de la nación,  como es el caso de Colombia,  México e Italia y otros  latinoamericanos que  han podido disfrutar de los valores que identifican las costumbres y tradiciones afrodescendientes del venezolano, resaltó Régulo Rincón.

SAN BENITO 2

Lo trascendente del Museo Itinerante San Benito es el hecho de facilitar una estrecha relación que se forja entre la institución museística y la comunidad, quien se convierte en el principal custodio de su obra, así como en promotor de la muestra y organizador de la programación de actividades que la acompañan tales como: proyección de películas, talleres, performances, ejecuciones musicales, gastronomía, rituales entre otros.

Destacó Régulo Rincón, que el museo no sólo se encarga de llevar a las comunidades la herencia cultural, representada en las artes plásticas, la danza y la música, sino que su propósito es recoger, en cada una de las comunidades visitadas, toda la memoria documental y oral que los representa en su relación con la cultura sambenitera.

SAN BENITO 4

El Museo se destaca, de este modo, por su rol educativo, social, religioso y hasta turístico, lo que permite renovar cada día espacios depositarios de información, proveída por la propia comunidad, donde existen expresiones de un modo de vida, de grupos étnicos, bajo la perspectiva de interpretaciones significativas sobre las realidades a observarse, que pueden estimular a nuevos investigadores sobre el culto a San Benito y el Chimbánguele, resaltó Rincón.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s