Después de dos meses. Excarcelan al exconcejal de Petare Junior Pantoja

Junior Pantoja, quien fungió como concejal de Petare entre entre 2013 y 2017, fue excarcelado este miércoles 24 de junio, después de su detención a mediados de mayo por su supuesta complicidad con bandas delictivas del barrio José Félix Ribas.

El exalcalde de Sucre, Carlos Ocariz, difundió esta información a través de su cuenta de Twitter, donde aseguró que el líder social se dedicaría a mejorar su salud para «seguir ayudando a los vecinos de Petare».

Pantoja fue trasladado el pasado 31 de mayo al hospital Domingo Luciani por problemas de salud relacionados con su cuadro de diabetes, pues su nieta, Carolina Pantoja, alertó que por sus niveles de glicemia, estaba al borde de sufrir un coma diabético.

El dirigente de Primero Justicia fue arrestado por cuerpos de seguridad del Estado durante un operativo mixto entre las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y la Guardia Nacional (GN) en un intento por dar con la banda del jefe delictivo conocido como ‘Wilexis’ que operaba en José Félix Ribas.

De acuerdo con el chavismo, dirigentes opositores ayudaron a Wilexis proporcionando armas para generar caos en el este de Caracas, presuntamente como una forma de distraer a los cuerpos de seguridad del Estado de la incursión de militares disidentes venezolanos a través de las costas de Vargas, en el inicio de la denominada ‘Operación Gedeón’.

Cuando el vicepresidente de Comunicación del chavismo, Jorge Rodríguez, compareció para esclarecer los hechos, aseguró que una serie de enfrentamientos de bandas delictivas reportadas en Petare -ignoradas por el oficialismo durante al menos cinco días- respondían a este intento de distracción.

Pantoja fue imputado por el supuesto delito de tráfico ilícito de armas y municiones, ya que al momento de su detención, le decomisaron cinco balas calibre 9 milímetros en el bolsillo de su camisa.

El abogado del exconcejal, Joel García, asegura que las balas fueron sembradas por los funcionarios que lo detuvieron y que se presentaron pruebas suficientes para demostrar su inocencia, pero «por maldad de la juez 7° de Control, la fiscalía lo mantiene privado de libertad».

TC

Deja un comentario