Colombia restringe «movilidad en autobuses» hacia la frontera

El Gobierno colombiano restringió la movilidad de autobuses que llevan a la zona de frontera a migrantes venezolanos que desean regresar a su país por la decisión tomada por el Gobierno de Nicolás Maduro de disminuir la recepción semanal de retornados.

En una rueda de prensa virtual el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, aseguró que se dispuso la “restricción de la movilidad de buses con migrantes hacia las zonas de frontera”, medida que incluye los traslados por tierra hacia los departamentos de Arauca y Norte de Santander.

De acuerdo con las nuevas disposiciones del Gobierno de Venezuela para la recepción de sus nacionales, el tránsito de personas por los corredores humanitarios solo se podría realizar los días lunes, miércoles y viernes, en grupos que no superen los 300 para el puente Simón Bolívar en Norte de Santander y 100 para el puente José Antonio Páez, en Arauca.

En el caso de La Guajira, aún sigue sin que se logre establecer un corredor humanitario formal, lo que hace que el paso de personas sea esporádico.

Espinosa recalcó que la decisión tomada por Venezuela obliga a las autoridades colombianas a implementar estas nuevas medidas que permitan garantizar el derecho a migrar pero también para proteger la salud de los venezolanos residentes en el país y para la población en tránsito y evitar aglomeraciones en los puntos de salida y en las zonas de frontera.

Desde que Colombia cerró su frontera con Venezuela el pasado 14 de marzo para frenar la expansión del coronavirus, más de 74.000 ciudadanos han retornado a Venezuela a través de los diferentes corredores humanitarios, a los que llegaron en 945 buses, mientras que otras 15.000 han manifestado su deseo regresar, recordó el funcionario.

Igualmente dijo que en el país hay más de 1,8 millones de ciudadanos venezolanos que salieron de su país a buscar un mejor futuro y que Colombia los ha acogido y lo seguirá haciendo.

Colombia y Venezuela no tienen relaciones diplomáticas desde el 23 de febrero de 2019 cuando el presidente Nicolás Maduro las rompió tras el fallido intento de Juan Guaidó de ingresar a Venezuela una caravana de ayuda humanitaria que partió desde la ciudad colombiana de Cúcuta, capital de Norte de Santander.

NADA HA CAMBIADO

Espinosa, por otro lado, aseguró que la situación en Venezuela es cada día peor y citó el caso del suministro de gasolina para lo cual la gente tiene que hacer largas filas para repostar combustible.

Llamó a la población venezolana “a que no se dejen engañar, no vayan tras cortinas, permanezcan en donde se encuentran y juntos construyamos una posibilidad de crecimiento profesional y personal en una marco de protección a la salud”.

Al referirse a los migrantes que varados en Bogotá, Cali y Medellín, Espinosa dijo que se les prestará el apoyo necesario en salud pero que el tránsito por Colombia debe hacerse organizadamente para evitar posibles contagios de COVID-19.

NAM

Deja un comentario