Primera Edición COL

Codhez: «El kilogramo de queso en Maracaibo es 59% más costoso que su precio regulado»

Anuncios

 Monitoreo de precios de alimentos en Maracaibo correspondiente al cierre de mayo realizado por la  Comisión para los Derechos Humanos del estado Zulia (Codhez) determina que persisten las condiciones de precariedad y limitación para el acceso a los alimentos que permitan una nutrición balanceada y completa para los hogares zulianos.

Durante el estudio se pudo constatar que persiste el encarecimiento de productos por encima de los precios acordados oficiales, cuya última actualización fue anunciada el 13 de mayo, pues presentan en promedio una diferencia porcentual en bolívares de hasta +26%.

Se destaca que para la última semana de mayo se ordenó el cierre de dos mercados populares, Las Pulgas y Santa Rosalía, por ser focos de transmisión de Covid-19. En estos mercados se encontraban normalmente alimentos a precios más accesibles.

En este sentido, se resalta  que el precio promedio del queso semiduro aumentó +15%, ubicándose en Bs. 712.616,67, mientras que su precio regulado es de Bs. 448.116,42, es decir, +59% por encima de su valor acordado. Por su parte, el cartón de huevos de 30 unidades alcanzó un valor promedio en el mercado de Bs. 615.174,11, mientras que en la lista de precios acordados se estableció en Bs. 624.863,54.

Las proteínas, representadas por las carnes de res y el pollo en sus distintas presentaciones, también experimentaron incrementos en sus precios, salvo las alitas de pollo que tuvieron una contracción de -3% en atención a la quincena anterior. En el caso del corte de primera de la carne de res, tuvo un incremento de +9% fijando su precio en Bs. 833.700,00 mientras que su precio regulado es de Bs. 678.423,27, es decir, marca una diferencia de Bs. 155.276,73.

Entre tanto que el precio del kilogramo de pollo entero, regulado en Bs. 292.793,20, para esta quincena marcó su precio en promedio en Bs. 369.252,73, lo que refleja +26% por encima del precio acordado. La pechuga con hueso y los muslos de pollo experimentaron un aumento de +14% y +3%, respectivamente.

En comparación con la quincena anterior, los granos experimentaron una baja en sus precios: las caraotas -8%, las arvejas -18%, las lentejas -5% y los frijoles -9%. Pese a esta disminución de precios, los mismos aún están por encima de los regulados por el gobierno nacional.

Las verduras, como la cebolla y la yuca reflejaron un aumento de +17% y +31%, respectivamente. El tomate sí tuvo una tendencia a la baja en -32%.

Para finales de mayo, el precio de la margarina en su presentación de 500 gramos se ubicó en promedio en Bs. 396.439,58 lo que representa +15% respecto de la quincena anterior y +48% en comparación con el precio previsto por el gobierno nacional.

Precios en alza imposibilitan una alimentación adecuada

Al cierre de mayo, el precio promedio del conjunto de los 21 alimentos básicos monitoreados por Codhez fue de Bs. 8.487.070,84, incrementándose 155.122,82 bolívares más, en comparación con la primera quincena del mes. Esta cantidad, calculada a la tasa promedio consultada en los mercados de Bs. 192.107,14 por dólar americano, equivale a USD 44,18.

Como se evidencia, continúa la tendencia de altos precios en los alimentos básicos, mientras que el poder adquisitivo de los hogares disminuye hasta extremos que hacen imposible una alimentación adecuada, y en este contexto de pandemia mundial la situación se agudiza.

Por ello, Codhez exige nuevamente la atención inmediata y eficiente por parte del Estado venezolano, para que dé una respuesta directa a los sectores más vulnerables de la región cuyo acceso a los alimentos se ve limitada e impedida en medio de un estado de alarma por emergencia sanitaria que se sigue extendiendo en el tiempo, sobre todo en atención al último Informe Global de Nutrición de 2020, según el cual la enfermedad “Covid-19 no nos trata por igual…

Las personas desnutridas tienen sistemas inmunes más débiles y pueden tener un mayor riesgo de enfermedad grave debido al virus… La buena nutrición es una parte esencial de la defensa de un individuo contra Covid-19. La resistencia nutricional es un elemento clave de la preparación de una sociedad para combatir la amenaza”.

Salir de la versión móvil