Quisiro sucumbe en medio de la extrema pobreza que hoy embarga a su población

La población de Quisiro, ubicada en el extremo noroeste del municipio Miranda, de la Costa Oriental del Lago, zona prodigiosa por sus tierras fértiles para la producción de arroz y sus imponentes playas atractivo turístico de la zona, hoy no es más que el reflejo de la desidia oficial, un pueblo abandonado  a su suerte.

Quisiro, actualmente capital de la parroquia Faría,  ha vivido distintas épocas de prosperidad, primero como principal productor de arroz del municipio, luego como única playa apta de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, dentro del Golfo de Venezuela, por lo que nunca se han visto afectadas por la contaminación del Lago de Maracaibo, que la convierten en un atractivo para propios y visitantes en temporadas como Carnaval,  Semana Santa y periodos vacacionales.

Esta población cuenta con unas tierras bajas y la irrigación del caño Oribor, convirtieron al pueblo en un importante productor de arroz, el cual sigue siendo uno de sus principales rubros.

Sin embargo, la falta de distribución de alimentos, junto a las deficiencias económicas de sus habitantes, las carencias de importantes servicios públicos son parte de la cotidianidad en medio de este poblado rural, donde sus habitantes caminan de un lado a otro en búsqueda de algún tipo de sustento, mientras esperan la ayuda de los programas sociales del gobierno municipal y nacional para combatir la extrema pobreza en la cual sucumbe esta población del municipio Miranda de la COL.

Hoy sus habitantes hacen un llamado a la primera autoridad municipal, Tiberio Bermúdez, para que pose su mirada en este pueblo histórico, lleno de leyendas y vivencias, que se niega a morir, son muchas las bondades que la naturaleza le ha dado, pero las faltas de políticas gubernamentales lo han estancado, llevándose consigo los sueños de los ancianos y las esperanzas de futuro de las nuevas generaciones.

Deja un comentario