Cocinan con leña. Vecinos de Cabimas denuncian fallas en el servicio de gas doméstico y alto precio en las bombonas.

Los habitantes del municipio Cabimas no solamente deben padecer por la falta de agua potable por tubería y los largos racionamientos eléctricos  y las bajas fluctuaciones, ahora también sufren por la baja presión en el sistema de distribución de gas doméstico y el alto costo de las bombonas.

Ante esta situación los vecinos deben recurrir a realizar la comida en leña causando un problema ambiental y afecciones respiratorias  en aquellas personas que sufren de asmas, lo cual está contraindicado en estos momentos en vista de la pandemia del Covid-19.

 Pero como evitar toda esta situación,  si no hay respuesta por parte de la empresa Esogas, responsable del  suministro de gas por tubería en la ciudad, según lo señalado por los habitantes de sectores como Los Médanos, Las 40, Bello Monte, Sucre II, Luis Fuenmayor, El Golfito, Los Laureles, Casco central, Francisco de Miranda, El Amparo, Brisas del Lago, entre otros lugares, donde se ha visto mermar el servicio que no llega por completo y a otras zonas a media, agudizándose a partir de las 10 de la mañana.

Otros de los problemas manifestado por las comunidades es la adquisición de las bombonas de gas, las cuales tampoco  están llegando con regularidad a los llamados centros de distribución o casas de abastos conocidas por muchos en el municipio, como tampoco en el centro de abastecimiento que tiene Esogas en la carretera G, sector Los Hornitos en la parroquia Germán Ríos Linares.

A través de las redes sociales, de la radio, los vecinos manifiestan su malestar sobre esta situación donde no hay respuestas por parte de la empresa responsable de lo que realmente está sucediendo con la red de gas en el municipio Cabimas.

Bombonas en Dólares

En vista de las fallas en el suministro de gas de uso doméstico por tubería, los vecinos recurren a la compra de cilindros o bombonas de gas las cuales están vendiendo a precios exorbitantes en dólares según la capacidad de las mismas las cuales van desde los 4 hasta los 12 dólares, lo cual representa un duro golpe al bolsillo de las familias.

Otros en cambio buscan alternativas con hornillas eléctricas, pero a veces resulta imposible  ante los constantes bajones  eléctricos y largos racionamientos. Por lo que regresan al pasado a cocinar en leña.

El llamado que hacen las familias es a los Consejos Comunales a que se aboquen atender las necesidades de sus vecinos, con la implementación de jornadas continuas  en conjunto con la empresa Esogas con precios accesibles.

 En algunos sectores del municipio también se ve la venta de leña, como alternativa ante las fallas registradas con el suministro de gas doméstico, lo que no tiene justificación en un municipio petrolero.

Deja un comentario