Una oriunda de Bachaquero representará a Panamá en Olimpiadas de Ajedrez en Rusia

La joven María Angélica Carrillo Marval, oriunda de la ciudad de Bachaquero, estado Zulia-Venezuela, se destaca con éxito en el ajedrez panameño acumulando nuevas habilidades y abrazando un puesto importante en tierras lejanas.

Y es que la ajedrecista integra oficialmente el equipo femenino que representará a Panamá en las 44° Olimpiadas de Ajedrez en Rusia, cuyo evento se realizará en agosto del 2021.

La venezolana María Angelica Carrillo Marval viajará a Europa junto a sus colegas Yaleika Chung, Raisa Barría, Yolys Rondón y Alba Muñoz, quienes darán la batalla en el tablero del torneo internacional.

La ajedrecista es una de las 95 mil personas que emigraron de Venezuela a Panamá en búsqueda de nuevos horizontes, oportunidades y futuro que no podía conseguir en la tierra donde nació, se formó y se convirtió en una de las mejores ajedrecistas con tan sólo 10 años bajo la tutela deportiva de la escuela de Ajedrez Los Monarcas de Bachaquero.

Con un título de abogacía en sus manos y una carrera exitosa en pleno desarrollo, María Angelica Carrillo Marval decidió establecerse en Panamá, donde comenzó una nueva vida lejos de sus padres, pero la pasión por el deporte ciencia nunca se desvaneció.

Cuenta cómo logró figurar entre el resto de los panameños en el deporte ciencia siendo extranjera.

“Al emigrar, comencé laborando en restaurantes y de pronto se me abre la oportunidad de conocer al presidente de la Federación Panameña de Ajedrez y me retó a jugar sin saber el nivel que tenía”, cuenta Carrillo.

Desde ese mismo instante, supo que su amor por el ajedrez le seguía y por ende no se podía despegar de esta habilidad que logró sembrar gracias a sus primeros entrenadores; Harlen Otero y Douglas Sánchez.

La joven valmorense recuerda que a pesar de los obstáculos y las barreras logró ganarse el respeto de los panameños.

“Al principio fue penosa y difícil para mí, ya que no aceptaban que una extranjera estuviese representando a su país, pero legalmente se podía”, dijo.

Confesó que con el tiempo los ajedrecistas panameños se sinceraron con ella.

La incursión de María Angelica Carrillo Marval en el ajedrez panameño fue un impulso para que otras mujeres de ese país se sintieran motivadas a desarrollar actividades deportivas en cualquier disciplina.

Raúl Arroyo/Periodista

Deja un comentario