Primera Edición COL

Desde el sillón de las Ideas

Anuncios

Hoy comienzo esta serie de artículos,  porque llegó la hora que cada uno de nosotros los Ciudadanos de bien  amantes de la libertad y la justicia comencemos a proyectar el ideal del País que queremos, la Venezuela tan anhelada y soñada por nosotros la cual debemos construir  cada uno de nosotros desde la acción de nuestras ideas

Por ello, mucho  se ha hablado en este país de los derechos de los ciudadanos y poco de los deberes. 

Así mismo, durante años siempre ha sido esa la lucha, el derecho que tiene el estado para con el pueblo.  Pero que poco se habla de los deberes de este para con el estado.  

Nos acostumbraron a tener una mentalidad de exigir y no de dar. Nos enseñaron y formaron con una cultura de un estado dadivoso y un ciudadano mísero y mezquino para con su Tierra y sus paisanos.  Es de allí que parte el origen de la mal llamada » viveza criolla » donde el más vivo es el que daña al supuesto más tonto» (craso error mis amigos) aun peor dejamos en manos de los menos preparados y de  mayor ignorancia la administración y la gerencia de nuestro País, nuestros estados y nuestros municipios, teniendo como  requisitos  básicos unas condiciones de poca exigencia para tan mayor  responsabilidad de  compromiso como esta.

En la proyección  del nuevo ciudadano amante de la Libertad y la Justicia,  el deber y el hacer deben estar por encima del derecho y el recibir. Sino, como puedo exigir mis derechos si  antes no *cumplo»*  con mis deberes, como puedo exigir respeto, cuando yo irrespeto las leyes y normas por mi interés personal y no por la Tierra y  el resto de la ciudadanía o del colectivo.  Por lo tanto,  en pro de esto  se propone  un individuo  de carácter progresista libertario y Humanista, más interesado en cumplir sus deberes para poder exigir sus derechos , partiendo desde la casa, en la familia, si   una reingeniería social en la genética de la  célula básica de la sociedad  en base a:

  1) el rescate de los valores y principios éticos y Morales,  que desde la década de los 70 vino mermando en gran parte de la sociedad hasta la práctica desaparición y aplicación hoy en día de los mismos.

2)  Rescatar, la identidad familiar y principalmente

3) Elevar  la autoestima y el valor personal de cada uno de sus integrantes proveyéndoles de una un carácter propio y personalísimo de  cada una de las familias

Ansiosos estamos pues, que pronto esta terrible novela con escenas propias de Dante  finalice en Venezuela, llamada Socialismo del siglo XXI el cual lamentablemente ha sido apoyado por traidores y colaboracionistas de este, para así entonces se inicie la construcción de este nuevo ciudadano de pensamiento libertario y transformador que tanto hoy necesita nuestro país para que a Futuro sea una gran Nación.

Dr. Néstor Borjas Perozo.

Miembro Independiente Sociedad Civil

Salir de la versión móvil