Brownfield: «El plan en Venezuela es la opción militar en el contexto del siglo XXI»

La opción militar de EEUU contra Nicolás Maduro no necesariamente consiste en un despliegue de tropas en “las playas de Venezuela y marchando hacia el Palacio de Miraflores”, reportó a Primerinforme William Brownfield, exembajador de Estados Unidos en Venezuela.

La opción militar es mucho más sofisticada que eso. Es la aplicación de la opción militar en el contexto del siglo XXl. El contexto no es 1989. No es Panamá. No es Manuel Antonio Noriega, como se piensa.

«Es la aplicación de la opción militar en el contexto del siglo XXl. Es por eso, además, que pienso que se deben mirar los tres anuncios hechos por EEUU., en estos días (despliegue naval, cargos por narcotráfico contra Maduro y su entorno y el plan de transición a la democracia que presentó el Departamento de Estado), como un paquete de acciones con un mismo fin«, acotó.

¿En qué consiste? La operación la explica el exZar antidrogas y exembajador de los Estados Unidos en Venezuela, William Brownfield.

Si alguien conoce el terreno es él. Fue embajador en Venezuela y también jefe de narcóticos de los Estados Unidos por 10 años. En Venezuela fue un embajador polémico, en los tiempos de Hugo Chávez.

Brownfield explica que la acusación de los Estados Unidos a Nicolás Maduro por narcoterrorismo, el precio de 15 millones de dólares que puso por su cabeza; el plan de transición con el esquema de un Consejo de Estado; y el anuncio de la gran operación antinarcóticos en el Caribe, forman parte de una misma estrategia.

Es “un paquete de acciones con un mismo fin”, dice. “En su conjunto mandan un mensaje, y este es que las cosas se van a poner mucho más difíciles para el régimen, para Maduro y sus aliados, pero que hay una salida, una hoja de ruta que permite salir de esta situación y que es democrática, que es aceptada por una mayoría de países y que ofrece a la mayor parte del círculo de Maduro una amnistía. De eso se trata”.

En otras palabras, afirmó el ex embajador: Maduro lidera un cartel de las drogas que se tomó el control de Venezuela y por lo tanto se ha puesto en marcha una operación antinarcóticos sin precedente que apunta directamente hacia él.

Sostiene que a Maduro le queda una salida. Pero una salida sin retorno, ya que la acusación por narcoterrorismo coloca a Maduro en la condición de que al irse no puede regresar. Más cuando que hay una recompensa por su captura.

«Pero el mensaje no era solo para él sino para la jefatura militar, para líderes chavistas, para gobernadores, de que existe una salida del problema. Y esa salida no tiene que suceder ya. El marco es una oferta que pueden tomar en dos meses o en 6 meses o en un año o cuando las condiciones se den», aseguró.

«La oposición cree que han sido quemados ya en tres ocasiones cuando recurrieron a la comunidad internacional como mediadores para un diálogo con Maduro y por eso no confían en otro proceso semejante. Ahora, con la estrategia de EE. UU., se acusa a la cabeza del Estado de narcotráfico y se ofrece un precio por su captura (15 millones de dólares). Eso lo que asegura es que Maduro no pueda permanecer ni regresar a Venezuela nunca más. Es poco probable que quiera quedarse cuando sabe que hay una recompensa por su captura. Y creo que precisamente por eso que el presidente interino, Juan Guaidó, apoya este plan. Porque los cargos y la recompensa son la garantía de que Maduro no se quedará en el país», explicó Brownfield.

Brownfield aseguró que una vez se restaure la democracia y el régimen salga, «se acabará también la protección que han recibido por más de dos décadas en ese país para avanzar en su agenda criminal. El negocio del narcotráfico se les va a acabar y todos los que han buscado refugio en este país tendrán que abandonarlo».

Deja un comentario