Vecinos: Con el cierre definitivo del Retén de Cabimas regresará la normalidad a las familias de la zona norte

La decisión del cierre definitivo del Retén de Cabimas, anunciada el pasado miércoles 26 de febrero por el gobernador Omar Prieto, ha llenado de regocijo a los vecinos de la zona norte de Cabimas; quizás los más afectados por los hechos de violencia que recurrentemente se suscitan en el Centro de Arresto Preventivo de la COL, el  cual se convirtió en una cárcel de extrema peligrosidad y en un verdadero dolor de cabezas para la gran cantidad de familias que viven en los sectores adyacentes. 

Por varios años estas familias que habitan en  La Misión, Amparo, Las Malvinas, Los Olivos, Don Bosco, Amparito, El Golfito, Miramar, así como en la Avenida Intercomunal,  su estilo de vida se transformó en un verdadero calvario, al extremo que ya ningún familiar o amigos  los visitaba por temor a ser víctimas de la acción del hampa que opera dentro del mismo recinto y que realiza acciones fuera de la ley,  arremetiendo contra la estabilidad emocional, psicológica, económica de los lugareños, que convirtieron sus residencias en fortalezas,  reforzadas con extrema seguridad para poder conciliar el sueño y estar medianamente tranquilos durante el día y evitar ser víctimas de una bala perdida, de una orden de extorsión o de un sicariato  a cualquier hora del día.

 Los vecinos esperan que en el menor  tiempo posible se cumpla con esta medida,  que debe ser tomada en serio y de seguridad máxima, ante la gran cantidad de personas que habitan en la zona norte de Cabimas y que esperan el cumplimiento de la misma y que de una vez por toda se desmantele la edificación para borrar  así tantas cicatrices, de dolor, de llanto, de terror vivido por los reclusos en medio de hacinamiento, desnutrición y tuberculosis, como los principales factores  que atenta contra los derechos de los reos, pero también para regresar la tranquilidad y la paz a las familias de los alrededores.

Para  Mariana Pocaterra (nombre ficticio) de una vecina del sector, considera que este lugar debe ser demolido por completo, para que no queden rastros alguno que les recuerde los días de pesadilla,  cada vez que hay un motín o reyerta por el control interno en los pabellones, donde el exceso en el uso de armas de fuegos y artefactos explosivos han sido evidentes.  

Otro vecino, que por razones obvia se mantiene bajo el anonimato, manifestó su complacencia por la decisión gubernamental, la cual no debe esperar mucho tiempo, pero que les va a permitir a las familias a regresar a sus actividades normales, a que se restablezcan los negocios de la zona, que los niños de la escuela  puedan estudiar sin traumas, que los usuarios de la estación de servicio pueda abastecerse de combustible sin ser víctima de los delincuentes que operan dentro del retén, que los niños, adolescentes, jóvenes y adultos que acuden al estadio San Benito, puedan disfrutar del deporte sanamente sin ningún tipo de peligro por una bala perdida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s