Así era la COL: Cabimas y sus fiestas de Carnaval

Hoy queremos recordar cómo eran celebrados los carnavales en  el pasado, específicamente en Cabimas, con los juegos en las calles con todos los vecinos, los disfraces bien hechos y los desfiles y comparsas, hacían que el carnaval se convirtiera en algo mágico para todos los que vivían en el apacible pueblo de la COL.

La fiesta del Carnaval data de los tiempos de griegos y romanos, quienes los realizaban como fiestas paganas. En este mes de febrero, es propicio para revivir “remembranzas” de la celebración de esta fiesta en la Cabimas del Siglo XX. Ahora que se ha engavetado esa “tradición”, las reminiscencias de lo que fue se archivan en las crónicas de la ciudad o en la memoria de nuestros padres y abuelos.

Cronistas, escritores, folcloristas y la gente del municipio siempre describen las celebraciones populares del Carnaval de antes. En aquel entonces en los carnavales de 1910 se jugaba con agua, harina, almidón y azulillo.

A partir de 1920 el agua era de colonia, los polvos de arroz, las serpentinas, los confines y caramelos. Se realizan juegos tradicionales como La Cucaña que era un juego difícil y resbaladizo, para escalar había que llevarse las cintas y cada una tenía un premio como carne, pan, agua, la carrera de burro, de caballo entro otros.

En la década de 1930 adquieren contornos de extraordinaria brillantes. Se realizan en la plaza con música, carroza y comparsas. La elección de la reina de carnaval se hacía a través de la venta de votos. El mejor carnaval de Cabimas fue en febrero de 1938, con la elección de la falconiana Lolita Sierra Roque.

En la década de 1940, los carnavales se siguen celebrando en diferentes sectores y barrios de Cabimas como en Tierra Negra, Corito, La Rosa Vieja, Barrio Obrero, Gasplant, Ambrosio, Amparo, Las Delicias y Federación, los cuales se organizaban a través de las Juntas Promejoras. En la década de 1950 toman auge en los clubes de las empresas petroleras, en el Club San Benito, Club Régulo Reyes y la Bonita en Ambrosio.

Siempre proliferaban las máscaras, los disfraces, las negritas, los mamarrachos y el siempre pintorreado y grotesco afeminado.

En los años sesenta, según la crónica de la época se organizó el último carnaval con la participación colectiva y de gran colorido de carrozas de la Pepsi-Cola, Coca-Cola y de la empresa petrolera Creole Petroleum Corporation en 1967 en la Avenida Alberto Carnevalli. Como todos los años no faltaban los excesos en las plazas, barrios y clubes. Se decreta el fin de los carnavales populares.

Igualmente quedaron atrás y en el recuerdo de muchos los grandes eventos celebrados en el Club Lago La Salina, organizados por Elia de Hernández, con la presencia de importantes agrupaciones  musicales, elección de Reinas, concursos de disfraces, con gran elegancia y pomposidad.

Hoy, se está tratando nuevamente de rescatar estas tradiciones, donde las escuelas y colegios llevan la batuta para que la imaginación, creatividad y la ilusión en los niños de poder lucir sus mejores disfraces no se pierdan en el tiempo y prevalezca como parte de las tradiciones y costumbres de un pueblo. Se están realizando eventos en diferentes barriadas.

Referencia Crónica de Cabimas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s