Nilmary Boscán: “La importancia de escuchar”

En el mundo,  muchos hablan,  pero pocos entienden la importancia de escuchar.

Todos queremos ser escuchados,  algunos prefieren encerrarse en sus propios criterios y otros en su ego,  cuántas veces hemos creído,  tener siempre la razón,  sin respetar las opiniones de los demás. Muchas veces juzgamos,  bajo nuestros propios argumentos  alguna situación,  sintiéndonos dueños de la verdad,  sin previamente detenernos a escuchar y entender la razón y el sentir del otro.

Los conflictos se pueden evitar,   si aprendemos a escuchar. Es sencillo,  primero hay que estar claro que: “Cada cabeza es un mundo”,  cada persona tienes diferentes criterios y conductas,  basados en sus patrones de crianza,  edad, experiencias vividas,  entre otros aspectos,  desde allí,  podemos desarrollar la empatía,  necesaria para lograr una comunicación efectiva.

Hay momentos,  donde debemos hacer una pausa y escuchar con humildad,  comprendiendo la situación del otro,  desde su perspectiva y no desde la propia. Cuando alguien conversa contigo sobre una situación personal,  no adoptes postura como la del juez,  el sabelotodo,  el perfecto o el “yo te lo dije”,  aprende a entender el sentir de la otra persona,  evitando emitir juicios que dañan la comunicación.  Escucha y comprende porque cada persona es un universo desconocido y por descubrir.

También hay que tener momentos de dialogo consigo (sin considerarse esto un acto de locura) porque nos da espacio para la reflexión,  las respuestas para nuestros problemas están en sí mismos. Aunque no nos demos cuenta,  siempre estamos en un dialogo continuo a través de nuestros pensamientos,  con relación al diario vivir que nos conecta con el mundo exterior.  Pero a veces llevamos la vida tan “robóticamente” que no nos detenemos a escucharnos. Nuestro cuerpo nos habla a través de las emociones e incluso de las enfermedades. Estamos preocupados por las cosas que tenemos y debemos hacer, de las personas a las que tenemos que agradar, de las obligaciones y de lo que socialmente está bien visto.

Pregúntate cuántas cosas haces por hacer, cuántas cosas haces porque tienes o debes hacer, y cuántas cosas haces porque realmente tú quieras hacerlas.Vivir con el piloto automático supone mucho desgaste y cansancio personal, aunque no seamos conscientes de ello, ya que consecuentemente no nos cuidamos, ni miramos por nosotros, por nuestros verdaderos intereses, gustos y preferencias.

En el momento que te escuchas a ti mismo, comienzas a entenderte y valorarte mejor. Esto, además, hará que te quieras bien e incluso hará que tengas mejores relaciones sociales con los demás.

Atiende y entiende a quienes te rodean,  pero también no olvides atenderte y entenderte.

Nilmary Boscan Maldonado

Abogada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s