La procesión mariana más grande del mundo: la Divina Pastora

Hoy Barquisimeto se llena de júbilo religioso y fe desbordada se espera la presencia de unos 3 millones  de feligreses para caminar durante la 164 procesión de la Santa Madre, que la convierte en la segunda peregrinación má grande del mundo.

Cada 14 de enero, la capital del estado Lara, Barquisimeto se llena de fe y devoción mariana, miles de personas provenientes de toda Venezuela y de otros países acuden al encuentro anual con la Imagen de la Divina Pastora. Esta visita se convierte  en la procesión mariana más grande del mundo es algo de lo que los venezolanos, especialmente los larenses, se precian. Sin embargo, el título no deja de ser controvertido.

Desde muy tempranas horas de la mañana, los miles de asistentes; para este año se calculan unos 3 millones de personas que  caminan tras la imagen de María, Divina Pastora de las Almas, desde que sale del Santuario de Santa Rosa, en la parroquia de Santa Rosa en Barquisimeto, hasta la catedral. Es un recorrido largo, que mantiene a los peregrinos en la calle todo el día, y que detiene la ciudad por completo.

A pesar de que es cierto que más personas acuden al templo de la Guadalupe, lo mismo que al Santuario de Fátima, tampoco deja de ser verdad que, en el caso de la Divina Pastora, la imagen en efecto sale del templo y recorre la ciudad. En ese sentido, sí que es la procesión mariana más grande del mundo, con más de 7,5 kilómetros de recorrido.

La tradición cuenta que por el año de 1740 el vicario de la parroquia de la Inmaculada Concepción, en el centro de la ciudad de Barquisimeto, quiso dedicar un altar del templo a la Divina Pastora. Al mismo tiempo, el párroco del pueblo de Santa Rosa había encargado una imagen de la Inmaculada Concepción para su iglesia. Ambos sacerdotes se pusieron de acuerdo, y enviaron una sola misiva al mismo escultor, haciendo sus solicitudes.

Al terminar su obra, el escultor envió ambos cajones, pero a las direcciones equivocadas, y la imagen de la Divina Pastora fue a parar a la parroquia de Santa Rosa. Cuando el párroco mandó a cerrar el cajón para enviarlo a la Inmaculada Concepción, el cajón se puso tan pesado que fue absolutamente imposible levantarlo del piso.

El sacerdote interpretó este hecho como una señal que le indicaba que la Divina Pastora no quería irse de Santa Rosa y, desde entonces, la imagen sólo ha salido del templo en el día de la procesión, para luego recorrer todas las 52 parroquias de la ciudad, hasta que vuelve a Santa Rosa el sábado de concilio.

La devoción, sin embargo, no es barquisimetana. Ni siquiera venezolana. De hecho, llegó a Venezuela en 1706, llevada desde Sevilla por los frailes capuchinos, donde un fraile de nombre Isidoro habría tenido un sueño, en 1703, en el que la Virgen María se le aparecía en un campo, rodeada de ovejas, con un cayado de pastor, protegiendo al rebaño de un lobo amenazante.

El pintor Alonso Miguel de Tovar sería el encargado de pintar la imagen del sueño del fraile. Poco después, el escultor Francisco Ruiz Gijón hizo la escultura, de tamaño natural, basada en la pintura de Tovar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s