Tensión en Irak. Fuerzas rebeldes sitian embajada de EE.UU.

Las fuerzas de seguridad de la embajada estadounidense en Bagdad lanzaron este miércoles por la mañana, de forma breve, granadas lacrimógenas para dispersar a cientos de milicianos proiraníes que estaban quemando una bandera de Estados Unidos.

El martes, tras haber atacado durante horas la embajada estadounidense, cientos de personas anunciaron una sentada ilimitada en las inmediaciones de la legación para reclamar la retirada de las tropas estadounidenses de Irak, tras unos bombardeos ordenados por Washington que dejaron 25 combatientes proiraníes de la organización Hezbollah en Irak muertos.

Este miércoles, los guardias locales se posicionaron en los puestos de control de la Zona Verde -donde se encuentra la embajada y varias instituciones iraquíes-, pero aparentemente sin intenciones de desalojar a los manifestantes allí presentes, que por la noche levantaron unas cincuenta carpas y equipos sanitarios de campaña.

Para garantizar la seguridad, Washington envió al menos tres helicópteros con refuerzos que aterrizaron durante la noche en el predio de la embajada.

El presidente estadounidense Donald Trump responsabilizó a Irán por el asedio y ha advertido que espera que las fuerzas iraquíes garanticen la seguridad del personal norteamericano que está en la sede diplomática, mientras que el gobierno de Bagdad hizo una declaración pidiendo a los manifestantes que liberen la zona, pero sin efectuar ningún tipo de acción concretar para forzarlos a hacerlo.

Deja un comentario