39 personas han muerto en el 2019: Alertan sobre el peligro de consumir bebidas clandestinas

El director ejecutivo de la Cámara de la Industria Venezolana de Especies Alcohólicas (Civea), define a las bebidas clandestinas como las que se elaboraron de manera ilegal, no son aptas para el consumo humano”.

El alza en los precios de las bebidas alcohólicas como es el caos de la cerveza, ron y wisky conlleva a que los amantes de este tipo de aperitivo busquen otras opciones más económicas, muchas de ellas las menos saludables que ponen en peligro su propia vida. Con la llegada de la navidad se incrementa el consumo y abuso del alcohol en sus diferentes presentaciones por lo que es necesario tomar conciencia ante ello.

El incremento en las fatalidades provocadas como consecuencia del consumo de bebidas alcohólicas clandestinas o adulteradas hizo que especialistas alerten a la ciudadanía para que eviten adquirir licores cuyo origen no esté claramente terminado.

El número de muertes provocadas por el consumo de bebidas adulteradas o ilegales ha venido creciendo con el transcurso de los años, Luis Enrique Cárdenas, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Venezolana de Especies Alcohólicas (Civea), informó que el año 2017, se registraron 10 muertes por este concepto, en 2018 fueron nueve y en 2019 la cifra se ha elevado hasta las 39 víctimas.

Al analizar las cifras por entidad se observa que la mayor cantidad de víctimas se encuentran en el estado Aragua donde han reportado 22 fatalidades, en el Caracas ocho y en Miranda también ocho. Agregó que también se han detectado casos en Lara, Portuguesa, Carabobo y Anzoátegui, entre otros”.

Otro dato importante es que la mayor cantidad de víctimas se encuentran en las zonas populares. En Caracas las víctimas se concentran en los municipios Libertador y Sucre.

El estudio evidencia que los casos aumentan en períodos festivos, navidades, fin de año, semana santa y carnaval.

Cárdenas define a las bebidas clandestinas como las que se elaboraron de manera ilegal, no son aptas para el consumo humano”.

Diferenció clandestinas de artesanales, ya que estas últimas no siguen un proceso industrial, pero tienen permiso para ser elaboradas y se hacen cumpliendo con las normas.

Mientras que las bebidas as adulteradas, parten de bebidas legales a la que les añaden componentes tóxicos para rendirlas, con lo que ponen en riesgo la vida de los consumidores.

Sugiere no comprar bebidas de dudoso origen. “Lo primero es comprar bebidas legales, en comercios autorizados”.

Verificar etiqueta, grado alcohólico, registros sanitarios, entre otros datos.

Revisar que la botella tenga el precinto de seguridad y que no tenga cuerpos extraños, tierra u otro elemento, que no tenga fugas, ni agujeros, que el sabor sea el que se espera del producto, cualquier variación en el color, olor y sabor es un indicativo de adulteración.

Deja un comentario