Opinión. Respetar tus límites define tu integridad

Integridad, significa actuar de manera correcta, sin dañarse a sí mismo o a terceros.

Es un valor que nos conduce por el buen proceder,  encaminado en el respeto, la prudencia y la honestidad.

Actuar concienzudamente,  reflexionando sobre las posibles consecuencias de nuestro comportamiento.

La integridad,  no es un velo del perfeccionismo,  somos seres imperfectos,  cometemos errores,  siendo estos,  oportunidades que nos da la vida para aprender y hacerlo mejor.

La integridad, va de la mano con la autonomía, es la unión perfecta entre el recto proceder y el libre discernimiento. Algunos aducen, que la integridad y la autonomía excesiva encierra a la persona en sus criterios y  así es,   hay que estar abierto a nuevas ideas siempre y cuando no irrespete la dignidad humana.

Ser autónomo es amarse,  respetarse y tener confianza en quien eres,  sin condiciones,   no sentirse obligado a actuar de alguna forma,  para ser aceptado o no sentir culpa.

La autonomía,  no comulga con la imposición arbitraria,  porque en todo ser humano hay límites que se deben respetar,  por ejemplo,  es importante aprender a decir no,  bien sea porque no podemos comprometernos o va en detrimento de nuestros principios.  

Es tener libertad de criterio y opinión,  sin caer en el fanatismo de pensar que siempre se tiene la razón,  aceptando la diversidad como parte de la sana convivencia.

Si gozas de una buena autoestima,  respetas tus límites y los de los demás,  actúas asertivamente,  analizando las consecuencias de tus actos y utilizas la prudencia,  los problemas serán menos,  porque tienes a tu favor herramientas infalibles para vivir mejor.

Imagina por un instante,  que todo el que quiera,  haga contigo lo que desee,  que no  respeten tus decisiones,  criterios u opiniones  o tengas que actuar conforme a lo que los demás dicen o te exijan y lo hagas para no sentirte culpable o para ser aceptado,   serias la presa ideal para cualquier abusador. Por eso es importante fijar límites propios y respetar los ajenos,  mantener la integridad y la autonomía.

Cuando eres íntegro,  gozas de credibilidad,  porque se pone de manifiesto la honestidad en cada una de tus acciones. Lo autónomo es natural,  nace del amor y del respeto por sí mismo y por el otro.

En la medida que te respetes,  así lo harán los demás.

Nilmary Boscan Maldonado

Abogada

Nilmarykris@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s