‘The Watchmen’ captó la atención de la audiencia

El Watchmen de Lindelof, la nueva serie de HBO tuvo su estreno, en medio de variadas expectativas, pero la crítica se ha mostrado complaciente.

Se cuenta desde el presente y no en el 1985 de la obra, y en un mundo que ha vivido todos los sucesos que se cuentan en la novela de Moore y Gibbons.

Por tanto, lo que vemos son sus secuelas, las cicatrices de un mundo mermado y donde la tensión, la violencia y el extremismo se ha hecho cada vez más fuerte.

Esto ha provocado la creación de un grupo supremacista que visten la máscara de Rorschach y que ha provocado tal terror que ha hecho que la policía tenga que vestir máscaras para esconder su identidad.

Una de las decisiones más radicales e interesantes es trasladar la acción de Nueva York a Tulsa Oklahoma, profundizando en lo que parece que será uno de los temas principales de la serie: el racismo.

Para ello realiza un prólogo impresionante en el que se cuenta la masacre de Black Wall Street ocurrida en 1921 y en la que se asesinó a gran parte de la población negra de la ciudad.

Un hecho real que fue borrado de la historia y que no se mencionó en los libros de texto hasta que en 1996 se creó una asamblea para investigar los hechos y que concluyó en 2001 aprobando acciones compensatorias para las víctimas y un parque memorial inaugurado en 2010.

Una sociedad que no aprende de sus errores y que no hace Memoria Histórica está condenada a repetir sus errores, y eso es lo que cuenta este primer episodio de Watchmen que cierra volviendo a aquella masacre con sus ecos en la actualidad y que cierra con uno de los guiños más evidentes y brillantes a la obra original, esa gota de sangre que esta vez no cae en el ‘Smiley’ de El Comediante, sino en la estrella del Sheriff de la ciudad.

Deja un comentario