30 años de su Muerte: Bernardo Bracho. El gaitero indomable de Cabimas

Un 27 de julio de 1925 en la población de Punta Iguana para ese entonces perteneciente al Distrito Bolívar, nació un niño que llevaría por nombre  Bernardo Bracho quien pasó su niñez, adolescencia y parte de su juventud en medio de cocoteros, a las orillas del agua dulce y cristalina del Coquivacoa.

Cuentan algunos historiadores que su inserción en la música fue por casualidad pues cuando se vino a vivir a Cabimas era para buscar un trabajo más estable, pero su amor por la parranda lo marcaría de por vida pues fue inclinándose por sus amistades y terminó siendo parte de la cultura funcionaria de un pueblo.

Trabajó como obrero de limpieza en la Creole, de allí se mudó a Cabimas  y se casó con Andrea Dawidson. Tuvo ocho hijos, todos músicos. Bernardo Albenis, Elena Inés, Enrrique Benito, Marlon Alan, Sorena, Rubia Margarita, Gustavo Jesús y Cesar Augusto.

Llega a la gaita de la mano de su amigo y posterior compadre, el compositor «Chinco» Rodríguez con quien solía pasearse por la enramadas de Punta Icotea, el bar de Ovidio u  algunas casas de Ambrosio, donde se formaban algarabías debido a la improvisación al gaitear, cuando pasaban pañuelos a quien le tocaba liderar el canto.  

Esto lo hacía luego de jornada de trabajo en la empresa Creole, la cual abandona luego de 10 años dentro de ella, tras agarrar el  gusto al canto y a la composición que aprendió del propio Chinco Rodríguez, quien era Analfabeto y era Bernardo quien le transcribió sus composiciones.

Sancochero, bebedor, fiel, carismático y con poco fundamento para vivir: así era Bernardo. “Yo reconozco que papá no tuvo fundamento para algunas cosas, pero fue un gran hombre”, resume con melancolía su hijo mayor, quien también lleva su nombre.  Sus allegados lo recuerdan como una persona que no tenía apego por los bienes materiales. “Si ganaba tres lochas, tres lochas gastaba”, dice su comadre Lula.

Cantante, compositor, director, recopilador y docente. Enriqueció el folklore regional con sus creaciones, fue integrante activo de los conjuntos gaiteros Ambrosio, Los Compadres del Éxito y Barrio Obrero, éste último de Cabimas al cual dedicó gran parte de su trayectoria artística. Más tarde fundó la agrupación Esencia Gaitera.

Como solista Bernardo impuso: Gaita a Cabimas, Así es Maracaibo, Bobures, Cabimas La Cenicienta, Comer, Beber es Vivir, La Aurora es Amanecer, OK Gómez Plata, La Primitiva. Entre sus más conocidas composiciones se pueden citar: Puente sobre el Lago, Hay que beber y beber, Amanecer Zuliano, OK Gómez Plata, y otras, que lo han convertido en uno de los grandes de la gaita zuliana.

La gaita era su vida, pero la escasez estuvo presente

Para su compañera sentimental, la madre de sus 8 hijos, la gaita era ritmo, sabor y alegría, pero con eso no se comía. Recordó que cuando Bernardo trabajó para la Creole no le faltaba nada pero cuando dejó el trabajo para gaitear, vino una gran escasez. “Yo tuve que ponerme a vender comida y a coser. Teníamos ocho muchachos que mantener y eso no daba dinero. No he visto ni un centavo de las regalías por su obra. Solamente Fundagraez me da una ayuda mensual”. “Para él la gaita fue su vida, pero para mí, la gaita fue una lidia. No sé si sea fuerte decirlo, pero… a lo mejor una equivocación que tuve que apoyar para hacerlo feliz”.

Ser la esposa de uno de los patrimonios culturales de Cabimas no le dejó siquiera una casa propia. “Vivíamos como los bachacos: con los corotos en la cabeza porque siempre estábamos en viviendas de alquiler. Se murió sin tener un techo.

Murió gaiteando

Una aneurisma que comenzó a molestarlo en el 85 fue el aviso de que su existencia se estaba agotando. A sus 64 años —el 21 de octubre de 1989— un infarto no le daría más oportunidad de cantar. Para esa fecha, se encontraba grabando en Radio Libertad una gaita a Luis Hómez.

El pueblo de Cabimas se volcó a la Casa de la Cultura ubicada en la calle El Rosario,  el espacio resultó pequeño para albergar a tanta gente, que lo quiso despedir como un grande de la gaita Vecinos del sector recuerdan que por la cantidad de personas, parecía una fiesta de San Benito.

En su féretro, los gaiteros colocaban sus uniformes. La manera más sublime que encontraron para decirle lo valioso que fue.

Sesión Especial CLEZ y Alcaldía de Cabimas

 Hoy a las 10 de la mañana en el Teatro Javier Fernández en Cabimas se le estará rindiendo honores a Bernardo Bracho en un sesión solemne conjunta entre el Consejo Legislativo del estado Zulia (CLEZ) y la Cámara Municipal de Cabimas donde se le hará entre la orden Post Morten Udón  Pérez  a su familia . El orador de orden de la sesión especial será Ramón Soto Urdaneta, presidente de Fundagraez y secretario regional para la Gaita y la Zulianidad.

La actividad contará con la presentación de la agrupación gaitera “Cabimas” de Fundagraez.

Deja un comentario