Cicpc dio duro golpe a la sextorsión al desmantelar laboratorio pornográfico

Con la detención de más de 70 personas, entre ellos cinco menores de edad, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc)  dio un duro golpe a las mafias que se dedican a la sextorsión a través de internet, informó el director de ese organismo científico, comisario general Douglas Rico.

Este fue el resultado del allanamientos a dos laboratorios pornográficos: uno   en la oficina 91 del Centro Empresarial Perú, en el municipio Chacao, y el otro en el piso 2 del edificio Ciencias Naturales, situado en la avenida El Marqués, del estado Miranda, donde operaban una red pornográfica.

La  ‘sextorsión’ es una forma de chantaje sexual en la cual los cibercriminales cuentan con contenido privado de los usuarios (normalmente fotos o videos) y les amenazan con hacerlo público en Internet, a menos que las víctimas paguen con algún favor, en ocasiones de índole sexual.

El comisario Rico, destacó que cada operador (la mayoría del sexo masculino)  se hacía pasar por una supuesta mujer que intercambiaba información vía chat, escogía en la galería de imágenes y establecían comunicación con los usuarios por un lapso aproximado de 72 horas de conexión. “El usuario hacía el pago electrónico previamente para recibir las fotos de las mujeres desnudas”, dijo.

Subrayó que durante las labores de experticias se pudo conocer que unos hackers desde la República de Colombia trataron de bloquear los sitios web, acción que fue infructuosa gracias a la pronta acción de los sabuesos informáticos. Destacó que solo una de las cuentas manejadas en la oficina de Chacao generó una ganancia de 18 mil 500 dólares en un mes”.

El comisario hizo un llamado a los usuarios (la mayoría de los clientes suscritos están fuera del país), a que busque ayuda profesional y a no caer en este tipo de chantajes denominado sexting o sextorsión.

Recomendaciones:

Si se recibe un email de este estilo, hay que hacer rápidamente tres acciones: lo primero es cambiar la contraseña de la cuenta de email. Lo segundo es modificar todas las claves de acceso a las redes sociales y otras cuentas de email, especialmente si se estaba usando las mismas que en el email atacado. Por último, pero igual de importante, es avisar a la Policía de que se ha sido víctima de este chantaje, «aunque no hayamos caído en el engaño”.

Deja un comentario